domingo, 12 de marzo de 2017

La sanguinaria herencia recibida

No es necesario tener mucho olfato para detectar el descarado tufillo a fascismo del PP, con sus constantes defensas del sangriento régimen del genocida general Franco. Este partido fundado por un tipo que firmó sentencias de muerte llamado Manuel Fraga Iribarne, destaca por estar enterrado hasta el cuello en la mierda de la corrupción política, por haber sabido ocupar sobradamente el espacio electoral de los terroristas partidos nazis de la ultraderecha española.

Me hace mucha gracia cuando algunos dicen “que en España el fascismo no tiene respaldo electoral”. Señores, pero si los fascistas están casi todos en el PP y los que no lo están les hacen el juego desde fuera pegando palizas a homosexuales, personas sin hogar o colocando placas a la criminal División Azul, sacándose fotos sus cargos público brazos el alto, negando junto al PSOE y hasta Podemos en el ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, el derecho a la reparación de las familias del genocidio fascista, ese derecho inalienable a recuperar los restos de sus seres queridos asesinados y enterrados en miles de fosas y cunetas para darles sepultura digna.

La machangada (1) de la transición (traición) española o “Ley de punto final” con los torturadores y asesinos facciosos, solo sirvió para reinventar un nuevo régimen igual de corrupto, que también mata, ahora de forma más soterrada con psicópatas políticas neoliberales manchadas de sangre inocente.

Un partido que protege a criminales investigados por la Interpol en busca y captura por la justicia argentina, que entrega medallas a vírgenes, que mata de hambre a su pueblo, que corrompe todo lo que toca, culpable directo de casi medio millón de asesinatos de personas enfermas dependientes a quienes les han retirado todo tipo de ayudas, de los más de 30.000 suicidios por motivos económicos de los últimos cinco años, de 700 desahucios diarios a punta de pistola de sus esbirros policiales…

Podría seguir enumerando una lista interminable de abusos de poder que son la identidad de este partido falangista que gobierna en el borbónico régimen español, herederos directos de verdaderos monstruos criminales que convirtieron España en el segundo país del mundo con mayor número de fosas comunes después de Camboya.

Me ha alegrado mucho ver cómo en Alicante este domingo de marzo han amanecido llenos de pintura los rótulos impuestos por un juez a demanda de este partido, con los nombres de los responsables del holocausto fascista en una ciudad donde fueron asesinadas miles de personas que defendían la democracia y la libertad.

Siento esperanza de que exista gente dispuesta a jugársela para seguir luchando contra una ideología criminal, lo peor de la especie humana, la que se alimenta de la sangre, la explotación y la muerte de la clase trabajadora.

(1) Expresión canaria cuyo significado es "algo grotesco o gracioso".

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es

1 comentario:

  1. Menuda gentuza son estos perros fascistas de la gaviota.

    ResponderEliminar