miércoles, 25 de enero de 2017

Clavijo y sus lágrimas negras

Decía Fernando Clavijo, presidente nacionalista del Gobierno de Canarias, que “a la política hay que venir llorado desde casa”, cuando exigía a su ex consejero de Sanidad, del pacto roto con el PSOE, Jesús Morera, que retirara de forma inmediata las vacunas contra la hepatitis C.

La derechona cavernícola tinerfeña que gobierna las islas en minoría, no tiene escrúpulos para nada, así piensan, así actúan, sin cortarse un pelo, como este oscuro personaje de la burguesía profunda y caciquil de la isla hermana, los herederos del franquismo, ahora constructores, dueños de compañías aéreas, millonarios, muchos imputados por gravísimos delitos de corrupción, como el caso del pelotazo vergonzoso de la playa de Las Teresitas en Santa Cruz.

¿”Venir llorado” señor Clavijo es hacer política solo para beneficio propio y de su clase?

¿Pisotear los derechos sociales de este pueblo?

¿Entregar la sanidad pública a mafiosas empresas privadas?

¿Seguir permitiendo que uno de cada tres niños canarios esté pasando hambre?

¿Batir récords estatales en desempleo, fracaso escolar, desahucios, exclusión social, suicidios por motivos económicos?

¿Seguimos dejando “la llorada” en casa caballerete neoliberal?

Esta genocida concepción de la política es la misma que la de los miembros del PP, “venir llorado”, seguir masacrando a la clase trabajadora con austericidio, corrupción política generalizada, saqueo de las arcas públicas, recortes, reformas y venta premeditada de nuestro futuro.

Un presente, un mañana de esclavitud, de explotación, de abusos de poder. Una sociedad sustentada en el poder del dinero, la maldad y la muerte, donde unos pocos seguirán enriqueciéndose a costa de la miseria y el sufrimiento de la mayoría.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es

Fernando Clavijo de risas y fiestas con Asier Antona, Presidente del PP canario

2 comentarios:

  1. Herencia fascista sin ninguna duda...

    ResponderEliminar
  2. Fuerte hijo de la gran puta este ladrón, corrupto insularista.

    ResponderEliminar