sábado, 17 de diciembre de 2016

Voces del viento

La abuelita Josefa pidió a su nietecilla María José que fuera a la despensa a traer un vasito de aceite de oliva, salió de la cocina y al atravesar el nocturno patio bajo el cielo estrellado se encontró con las cuatro mujeres de mediana edad que hablaban sentadas bajo la centenaria palmera canaria. Se las quedó mirando en silencio, las mujeres siguieron su charla, ni siquiera se fijaron en ella, un halo de misterio las envolvía, algo extraño en el brillo de sus ojos.

Cuando regresó al fogón que olía a madera ancestral la vieja le hablo con ojos sonrientes,  la niña preguntó por esas señoras que estaban fuera, Josefa siguió con sus tareas como si no la escuchara mientras le decía, “son brujas, vienen muchas noches y se pasan las horas charlando de su cosas, buena gente”.

Marijose sentada observaba a su abuela cortando la verdura, el murmullo exterior se parecía al sonido del viento entre las ramas de los árboles, los espíritus verdes más altos del bosque mágico.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es

Barranco de Mascuervo (Gran Canaria)

1 comentario:

  1. ¡Joder qué relato! Libro ya con estas reflexiones tan profundas y cercanas.

    ResponderEliminar