miércoles, 21 de diciembre de 2016

Rosa Andrade y la sal de la tierra

Rosa Andrade Ocagane, la última hablante de la lengua indígena resígaro, fue asesinada salvajemente por sicarios de los caucheros en la comunidad de Nueva Esperanza en la selva norte de Perú. Esta mujer de ojos brillantes estaba entre los 40 únicos hablantes de otra lengua, el ocaina, tanto en Perú como en Colombia, entre las dos orillas del río Putumayo. Rosa se caracterizaba por defender a los animales, a la foresta de ese inmenso pulmón verde del planeta. Gozaba de una cordialidad permanente, una amabilidad y una sonrisa siempre en sus labios ante cada visitante de esa extensión de vida y esperanza.

Con su muerte se pierde un legado universal, una de las últimas 43 lenguas de la Amazonía. Su padre era ocaima, su madre resígara, ambos pueblos indígenas víctimas de la crueldad de los caucheros.

Esta gran sabia del bosque sagrado, de una cultura ancestral que se pierde en la nebulosa del tiempo apareció sin cabeza y sin corazón, las dos partes de su cuerpo que estimulaban esa ternura y ese amor por la Madre Tierra, por eso ahora la selva tiembla de pena, ese lamento inunda cada rincón de este mundo ensangrentado, desgajado por los intereses de las elites, de las criminales multinacionales que destruyen el futuro para llenar el bolsillo de unos pocos.

Como Chico Méndez ahora Rosa es parte de ese infinito de heroínas y héroes del arco iris, quienes entregan su vida por el resto de la humanidad, por cada ser vivo, por cada humilde planta, por los árboles y flores que esa noche de noviembre también lloraron su muerte.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es

Rosa Andrade Ocagane

3 comentarios:

  1. Una ángel cayó, una ángel se fue... ¡Honor y gloria a nuestras mártires!! ¡Saludos desde Perú a este gran blog!

    ResponderEliminar
  2. Una perdida irrecuperable, en lugar de salvar lo importante andamos más preocupados en nuestros propios intereses...

    ResponderEliminar
  3. Honor y gloria a las luchadoras del arco iris. Jamas te olvidaremos Rosa. Ni olvido ni perdón. Red Feminista Ecuador.

    ResponderEliminar