lunes, 26 de diciembre de 2016

La lengua de lo ancestral

Tommy George, el último indígena de los kuku-thaypan de Cape York (Australia), murió el pasado mes de julio con 88 años. Tommy era el último hablante de awu laya, una lengua aborigen del continente perdido. Solo con él murieron 50.000 años de historia y todo tipo de conocimientos transmitidos de forma oral a las generaciones futuras. 

Más de 100 lenguas han desaparecido en los últimos 10 años, más de 400 están en situación crítica, y 51 son habladas por una sola persona. Cada 4 días muere un idioma, según la Unesco. En este siglo se extinguirán más de mil lenguas y dialectos. 

Casi nadie es consciente de que cuando muere una lengua no se pierden solo las palabras, sino todo un universo cultural, siglos de historia, de luchas invisibles, leyendas, ideas, canciones, poemas, trasmitidos de generación en generación, ese universo construido entre besos, pasiones indefinibles, paisajes, puestas de sol y olor a hogueras de sueños y utopías. Unos conocimientos sobre plantas curativas, animales, ecosistemas, las estrellas que cuando se pierden desaparece algo fundamental en la especie humana. 

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es

Tommy George, el último indígena de los kuku-thaypan (Australia)

1 comentario:

  1. Destrozan la esencia de la especie humana, el legado de los pueblos originarios. Ya somos una mentira andante como especie.los causantes de nuestra inminente destruccion.

    ResponderEliminar