viernes, 17 de junio de 2016

Con las manos ensangrentadas

El teléfono sonó en el despacho del concejal de memoria histórica, delante tenía a los que encargó el montaje para evitar la exhumación de la fosa común, ya les había pagado con facturas en negro el “apreciado trabajo”. Descolgó el auricular, sabía quien era, lo había cerrado todo antes de salir elegido al Ayuntamiento con el hijo de la Marquesa, el sobrino de Eufemiano, junto a los de la constructora fundada con material de Colombia, vinculada al narcotráfico, testaferros del Conde, la que blanqueaba todo el dinero que sacaban de la venta de coca y heroína en las Islas Canarias.

-Don Sergio usted sabe que esa fosa no se puede abrir ni de coña, aunque esas familias sigan insistiendo en los medios de comunicación. –El concejal asentía sumiso, bajo la atenta mirada de los esbirros-

El concejal nada más colgar dio de forma inmediata instrucciones claras:

-Ataquen al portavoz  de las familias en las redes sociales, descalifiquen, insulten, digan que es un “payaso”, así lograremos que pierda los papeles, que la ciudadanía no los apoye. La consigna compañeros sigue siendo la misma, la fosa común del cementerio no debe exhumarse bajo ningún concepto, ya le hemos pagado los primeros 5.000 al escultor, faltan varios plazos hasta los 20.000 euros y el monolito tiene que estar terminado este verano.

Los sicarios miraban con atención, el madrileño hablaba pausadamente y con media sonrisa.

-No os preocupéis tengo mucha experiencia en cargarme exhumaciones, ya los he desactivado en la asamblea que hubo en Madrid, mi hermano y yo nos encargamos de que se les desacredite en toda España. Esta fosa no se abrirá por nuestros santos cojones, digan lo que digan esas familias indecentes y barriobajeras. Vosotros a lo vuestro, no contestar a los comunicados de prensa, seguir difamando y desprestigiando en las redes sociales.

-Te han llamado “Godo” estos ignorantes, usan al viejo de 90 años para que exhumemos la puta fosa. –dijo entre risas el que vivía en el extranjero y venía meses cobrando mucho dinero público por falsear datos de asesinados y ocultar documentos en el archivo del cementerio-

-Parece que las llamadas a la dirección de Podemos no han funcionado, no se arriesgan a meterse en mis competencias, así que estemos tranquilos que lograremos el objetivo en pocos meses, cuando esto se enfríe en la prensa, montamos el monolito en noviembre, convocamos a los nuestros a toque de pito, y hacemos un acto homenaje con alguna bandera republicana y algún falso familiar sin muertos en la fosa, una operación maestra.

Los tres se felicitaron de “lo bien que iba la cosa”, que nadie hiciera nada, ni siquiera el gobierno municipal socialdemócrata, que permitieran su viejo objetivo, el que se fraguó en aquella reunión con los herederos de los asesinos franquistas, ese acuerdo para edulcorar el genocidio, encubriendo a los criminales de lesa humanidad que asesinaron a más de 5.000 canarios.

En el club de La Puntilla se tomaron los cubatas a precio de costo. El día en la Playa de Las Canteras estaba despejado, repleto de gente aquel viernes 17 de junio. En Tamaraceite un hombre de 90 años seguía preguntando a su familia si por fin iban a sacar los restos de su padre asesinado del agujero del terror, su mujer demoraba la respuesta, los perros seguían ladrando como la noche de la matanza.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

Fosa común de asesinados por el franquismo en el monte de Estépar, cerca de Burgos

No hay comentarios:

Publicar un comentario