jueves, 7 de abril de 2016

¿Reparar o seguir pisoteando derechos fundamentales?

Se pasan la pelota unos a otros después de haberme destruido mi vida durante los cuatro años de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria: Traslados forzosos sin explicación de un día para otro, amenazas de despido, obligatoriedad de realizar funciones absolutamente ajenas a las de mi categoría profesional, bajada de sueldo considerable, más de 400 euros menos al mes durante los últimos cinco años, todo por luchar por la memoria histórica, por escribir, por ser activista social y denunciar injusticias, la vulneración de los derechos civiles de las clases populares.

Ahora cinco años después con muchas secuelas y problemas de salud generados por este vergonzoso escarnio, con un año de nuevo gobierno municipal PSOE-Podemos-Nueva Canarias, todo sigue igual, no se repara el daño, lo he solicitado innumerables veces, al menos volver a mi puesto original donde comenzó la razia por parte de una concejala del partido del franquista Fraga, años terribles de inseguridad, de persecución, de enfermedades físicas y psicológicas, para que ahora por el nuevo gobierno no se repare este daño.

La reparación es la palabra fundamental de las personas que luchamos por la memoria, pero no parece estar en el diccionario de estas fuerzas políticas, al menos las que gobiernan en este Ayuntamiento. Siento, sentimos tristeza al ver como todo es más de los mismo, que las intenciones de abrir una fosa parezcan un paripé cuando no existe intención de que el sufrimiento tenga al menos compensación ahora que pueden.

Luego te sorprendes viendo como contratan cargos de confianza, gente cercana de la honda de estos partidos, lo que me parece lícito, pero que para algo tan sencillo como recuperar lo que me quitaron no exista voluntad política, solo palabras baldías que se las lleva el viento.

Como no tengo ningún miedo considero importante denunciarlo públicamente, que al menos la gente interesada en esta lucha sepa lo que está sucediendo, ya que si no visibilizo la situación le hago un favor a los represores, además de a quienes no hacen nada para al menos cerrar parcialmente esas heridas.

¿Qué cuesta reparar cuando no hablamos de dinero?

¿Qué cuesta si se posibilita que la fosa común del cementerio se pueda exhumar no se haga justicia con quienes hemos luchado contra los brutales demonios que nos cerraron todas las puertas y que nos jodieron la vida a mí y a toda mi familia?

Es de justicia, lo contrario es hacerle el juego a quienes usan el poder para pisotear derechos laborales y sociales.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

Intervención del autor de este artículo en el homenaje a los fusilados 
enterrados en la fosa común del cementerio de Las Palmas 29/03/16

3 comentarios:

  1. El problema fundamental radica en que estas fuerzas políticas PSOE-Podemos-Nueva Canarias no tienen sensibilidad con quienes sufren las represalias de la mafia franquista, a no ser que seas afiliado o tengas alguna prebenda con cualquiera de estos pijos integrales, los que van a una fosa común a sacarse fotos ante la prensa o salir en tv. Dan verdadero asko y lo pagarán más temprano que tarde. Mucha fuerza camarada Tejera!

    ResponderEliminar
  2. Para esta gente del grupo de gobierno del Ayuntamiento de Las Palmas la REPARACIÒN se escribe con minúsculas, se limita a montar un expectaculo sentimental ante una fosa y con eso piensan que cierran las heridas de las víctimas de estos hijos de puta fascistas. Esto no puede salir así y como jurista te digo que puedes moverte y denunciar una situación que avergüenza a todas las personas de bien que creemos en la justicia. Contacta conmigo en mi despacho, soy Paco de Valsequillo, sobra ponerte mi correo o mi número. Un abrazo compañero y felicitarte por tu lucha titánica contra el fascismo imperante en esta corrupto régimen español.

    ResponderEliminar
  3. No te puedo ofrecer más que todo mi apoyo y fuerza moral. Intento intuir por lo que has pasado y entiendo a la perfección que necesites esa "reparación moral", que no es otra cosa que poder sentir que vivimos en un país en el que podamos expresar sin temor ideales, creencias y formas de entender la vida, y que todo esto no implique que podamos perder lo más esencial, nuestro día a día común.
    ¡Ánimo compañero!
    Rafa.

    ResponderEliminar