lunes, 7 de marzo de 2016

Cardona, tu abrazo es de odio hacia las personas honradas y dignas

Tu verborrea vergonzosa ex alcalde ultra conservador del PP de Las Palmas de Gran Canaria, Juan José Cardona, nos revuelve de nuevo las tripas, tu discurso maquiavélico y reaccionario, citando a Sabina o al mártir del fascismo español, Antonio Machado nos produce arcadas en lo profundo de nuestras conciencias. Hablas de “resentimiento” por querer sacar a nuestros muertos de las fosas comunes inundadas de cadáveres de personas asesinadas por los padres ideológicos de la mafia de la Gürtel, como el fundador gallego que firmó sentencias de muerte, o mandó a la policía a disparar contra los obreros de Vitoria.

Humillas de nuevo con tu odio a las cientos de miles de víctimas de esa criminal dictadura fascista, a quienes hemos sufrido las consecuencias nefastas de tus políticas sociales o laborales, a familias enteras de personas que reivindicamos la exhumación de las cunetas, simas, pozos y otros lugares donde esta gentuza enterraba a personas dignas después de acribillarlas a balazos, asesinadas por defender la democracia, la libertad y la legalidad constitucional.

Hablas caballerete de “concordia”, de “enfrentamientos entre españoles en una guerra civil”, ignorando que todo fue un golpe de estado contra una democracia legítima, que regó España de sangre inocente, de más de 5.000 personas masacradas solo en las Islas Canarias por pensar diferente, en un lugar donde precisamente no hubo guerra como en otros puntos de la geografía nacional, sino un genocidio, un plan de extermino brutal contra lo mejor de nuestro pueblo.

Cardona, no tienes argumentos, no uses la memoria de nuestros muertos para colocarte dentro de la puta gran coalición que este nefasto y corrupto régimen pretende imponernos, empieza por pedir perdón desde tu desprestigiado partido a las cientos de miles de víctimas de la dictadura de Franco, a sus familias que siguen, seguimos, demandando poder acariciar nuestros huesos amados, enterrarlos dignamente, sacarlos, dignificarlos, hacer justicia, abrir las puertas que personajes como tu nos han cerrado, tal como hiciste con la fosa común del cementerio de Las Palmas, donde impusiste tu dictatorial mano negra para seguir jodiendo a nuestras familias, a las familias de los demócratas de verdad y no de los corruptos  de coche oficial y trajes caros, los que han saqueado el patrimonio público del estado español después de la muerte del criminal dictador.

La “democracia moderna” de la que hablas en tu panfleto publicado en un rotativo canario está construida sobre el asesinato, sobre el genocidio, sobre el holocausto, sobre la corrupción política generalizada, que solo en tu partido está repleta de imputados y delincuentes encarcelados por robar el patrimonio del pueblo, por privatizar la sanidad pública, regalándola presuntamente a corruptas empresas privadas a cambio de sobres y prebendas, entregando la educación o los servicios sociales a entidades con evidentes vínculos empresariales y familiares con destacados/as miembros de tu partido.

Dices que no hay ultraderecha en España y te equivocas de plano, mientes de nuevo, te quedas colorado cuando dices la verdad. La ultraderecha la tienes dentro, por eso en España no hay partido nazi oficial o al menos con representación institucional, los tienes dentro, pretendes seguir tergiversando esa incomoda realidad, la que ha llevado a tu partido a seguir sin condenar el criminal franquismo, a proteger de la justicia internacional a torturadores, ministros y policías con las manos manchadas de sangre inocente.

¿No te da vergüenza Cardona seguir pisoteando los derechos de las víctimas? ¿No te queda un mínimo de empatía con quienes hemos sufrido en nuestras carnes el terror de tu placida dictadura? Las torturas, los asesinatos masivos, el haber convertido a España en el segundo país del mundo con mayor número de fosas comunes sin exhumar después de Camboya.

La “revancha” de la que nos acusas a quienes luchamos dignamente y sin cobrar un céntimo por la memoria histórica la llevas tu en los genes, junto a tantos personajes siniestros de tu partido, del franquismo, de la historia más negra y sanguinaria de tu España taurina de los desahucios masivos, el robo de lo público, los puteríos y farándulas de políticos malhechores, de los miles de suicidios anuales por motivos económicos, de reformas laborales para destruir las vidas de millones de personas, de cientos de miles de enfermos dependientes asesinados tras retirarles las ayudas ¿Quieres que siga?

Esa “revancha”, esos “enfrentamientos del pasado” que dices que remueven el odio los llevas tu en la sangre, en el rincón más oscuro de tu triste mente, de los tiempos de organizaciones nazis y asesinas como Fuerza Nueva, Cristo Rey, Falange o Acción Ciudadana, donde apaleaban en las calles a cualquiera que pudiera parecer de izquierdas, aquellos tiempos cuando las brigadas del amanecer llenaban las simas y pozos de hombres y mujeres honrados.

Qué triste eres Cardona, sigues justificando las políticas de tu partido, culpables de que millones de personas sobrevivan en la pobreza extrema, que más de cinco millones de niños y niñas estén pasando hambre en España según datos de UNICEF y Save The Children. No te quedan argumentos, tu España está repleta de presos políticos víctimas de la Ley Mordaza, la libertad de expresión se la pasa tu partido por los huevos, permitiendo solo hablar y amenazar a los fascistas en las redes sociales. Eso no es delito, pero pensar diferente parece que si lo es, escribir, hacer teatro, música, marionetas, títeres es motivo para acabar con los huesos en las cárceles de tu adorado régimen.

¿Sabes que jamás olvidaremos el daño que has provocado a nuestras familias, a millones de familias víctimas del terror franquista? Jamás te perdonaremos. Si lo hiciéramos seríamos cómplices de uno de los mayores genocidios sociales de la historia de tu España de pandereta, tramas y saqueos.

Ten claro que sacaremos a nuestros muertos de esos oscuros agujeros de muerte y dolor, ese día sabemos que lo pasarás muy mal, cuando la justicia y la verdadera democracia inunde los senderos del futuro.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario