jueves, 18 de febrero de 2016

El terror de la luciérnagas apagadas

El franquismo se constituyó en un estado terrorista que arrasó España, asesinando a cientos de miles de personas simplemente por pensar diferente, envolvió de oscuridad y crímenes brutales esos años de dictadura, la tortura era algo “natural” en cualquier comisaría o centro de detención de los criminales esbirros policiales, un estado autoritario del que hoy en pleno 2016 seguimos sufriendo desde la políticas de un gobierno pútrido, donde opinar libremente puede suponer la cárcel, la detención inmediata, la desaparición durante varios días sin contacto con familiares, aislados entre las brutales preguntas de tipos adiestrados para causar dolor y culpa, la generación del mismo terror de sus antecesores, un horror fraguado en años de sangre, muerte y maltrato desde el golpe de estado fascista de 1936.

Cualquier pancarta que apoye a los titiriteros, en libertad con cargos, presos políticos del régimen, puede ser motivo de detención, un poema, un artículo como este que estás leyendo ahora mismo, puede condenar a su autor o autora a dormir en las siniestras comisarías o cárceles de la España cañí, la de la pandereta, las corridas de toros, los pelotazos reales y la corrupción política generalizada.

Es delito la sátira, jugar con las iniciales de ETA, pero no es delito que salgan a las calles grupos de nazis seguidores de Franco, que saluden brazo en alto, que amenacen de muerte en cualquier red social, que den vivas a la muerte, al exterminio de las hordas marxistas, que persigan y apaleen inmigrantes, homosexuales o gente que simplemente no piense como ellos, que entren en la dinámica de exterminio de su sanguinaria “Santa Cruzada”, la misma que llenó las fosas, simas y cunetas de España de cadáveres, los que esperan ansiosos con la connivencia de un gobierno cómplice, con las manos manchadas, sin vergüenza, que humilla a las víctimas del franquismo, pisoteando sus derechos, el derecho a una tumba, a la reparación, a la verdad, a la justicia universal.

El gobierno español hace el ridículo ante la comunidad internacional, las personas decentes del planeta contemplan un régimen caduco, encabezado por personajes de novela negra, asociados a lo más tétrico de nuestra historia reciente, capaces de todo para seguir llenándose los bolsillos, seguir desahuciando a más de 600 familias diarias de sus casas, generando que más de cinco millones de niños y niñas estén pasando hambre, que 25.000 personas se hayan suicidado en los últimos cuatro años por motivos económicos, junto con un largo etcétera de abusos de poder, escándalos constantes, nuevas tramas de corrupción cada semana, solo comparables a los regímenes más tiránicos y putrefactos que han existido en la historia de la humanidad.

El esperpento nacional se hace presente, los vemos cada día en los medios de comunicación, personajes que dimiten de sus cargos para luego presentarse a otros, ocupar nuevos puestos desde donde seguir esquilmando el patrimonio público, saqueando nuestro dinero de la sanidad, de la educación, de los servicios sociales. Una deriva vergonzosa, canallesca, que conduce a la mayoría del pueblo al abismo de la miseria y el hambre, la desesperación de no tener comida, de tener que recurrir a los bancos de alimentos, a cualquier tapadera social del estado para no ver morir de hambre a los hijos, para sobrevivir entre tanta basura y pestilencia patria.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

1 comentario:

  1. El teatro político ya es esperpéntico.Los títeres sustituyen los actores.La propaganda sustituye la noticia.La Verdad quiere representarse por los partidos que enaltecen el robo público.
    Tantas ilusiones sembradas y tantas decepciones recogidas.
    Quarenta años de transición y todavía hay gente enterrada en las cunetas.
    La Verdad es el primer amor de la Libertad.

    ResponderEliminar