lunes, 16 de marzo de 2015

Las colas del hambre en la España del dolor

Son millones de personas las que cada día hacen cola en todo el estado español para poder comer, tal como sucede con los cientos de suicidios mensuales por motivos económicos, el pacto del degenerado poder con la mayoría de los medios de comunicación nos oculta esta tristísima realidad, la de un país devastado por un gobierno nefasto, metido hasta el cuello en la ciénaga podrida de la corrupción.

Las vemos en Cádiz, Valencia, Badajoz, Albacete, en cualquier barrio de Madrid, Barcelona, Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife, la colas del hambre nos golpean la conciencia, rostros de personas desesperadas con bolsas en las manos, sin nada, abandonadas, desamparadas por una clase política depredadora, que gestiona el patrimonio público con el único objetivo de enriquecerse en el menor tiempo posible.

Más de tres millones de niños y niñas en situación de hambre, de empobrecimiento extremo, cada vez más gente durmiendo en las calles, familias enteras desahuciadas por la usura bancaria y sus adiestrados esbirros del coche oficial, los golpes, las patadas y las pelotas de goma contra los derechos civiles del pueblo.

Las colas del dolor en una España destruida, arrasada, hundida entre recortes sociales, estafas políticas, saqueos y robos, filas inmensas de personas, interminables en cada calle, esperando la obsoleta beneficencia de los bancos de alimentos, las parroquias y otras instituciones utilizadas por el régimen como tapaderas de la miseria generalizada.

Esa buena intención de muchas personas que colaboran en esas entidades se ve enturbiada por las acciones del mal gobierno, utilizan la caridad para tapar el verdadero rostro del sufrimiento ciudadano, sus corruptelas, sus vergonzosas políticas marcadas, dictadas, escritas con tinta roja de sangre obrera por la mafia financiera internacional del FMI, del BCH, de la Unión Europea, del imperialismo criminal de los Estados Unidos.

Cada cola destroza el horizonte como la marea negra de un petrolero hundido, como las filas de millones de seres humanos hacinados bajo el invierno gélido de la Europa de los años 40, muertos en vida, sacos de huesos, antes de entrar en los hornos crematorios de los campos nazis.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

Cola de miles de personas en el banco de alimentos de Valencia, España

3 comentarios:

  1. Cuando gobiernan ladrones corruptos el pueblo paga las consecuencias.

    ResponderEliminar
  2. Esta gente desesperada y hambrienta - sí existe no sólo en la llamada "periferia" de Europa, sino también en su centro. Pero no siempre la percibimos como cola: En Alemania, muchos se esconden, no están presentes, no quieren ser visibles. Aun cuando también existen colas y bancos de alimentos, predomina la vergüenza de no ser él que haya cumplido con sus "posibilidades". Casi desapareció también la solidaridad clasista, presente hasta los años 90 - ¿y qué quedó? Una actitud predominante de tipo ególatra y orientada en sí misma que produjo a mucha gente aislada.
    Muchos no tienen trabajo aunque las cifras encubren la realidad. Hay miniempleos en que mucha gente no gana suficiente para sobrevivir. Para jóvenes, hay prácticas interminables de muchos meses sin un eurocent - pero esa esclavitud por una promesa de un puesto fijo los hacen desaparecer de las estadísticas. ¿Y para pobres y para niños de pobres? Hay migas y burlas.
    Así, por ejemplo, de cinco niños en Alemania y de cuatro jóvenes hasta 24 años uno es pobre.
    Esta cifra no se destaca ya que en otros países de la UE es mucho peor - pero esta cifra ya es (o: sería) un escándolo para cada sociedad que se comprende progresista. ¿Y cuántos niños y jóvenes son en España, Grecia, Portugal?

    Claro: El capitalismo en Europa es el problema, el socialismo es lo que es necesario. Tenemos que combatir y vencer esa sociedad vieja, injusta, arruinada, podrida. Claro también: En Alemania siguen luchando los restos conscientes de la clase obrera - y esperemos que nos acompañen los desesperados, los avergonzados, los escondidos y los aislados... -

    ¡Sigamos - socialismo o barbarie!

    Martin Emko

    ResponderEliminar
  3. Ya son pruebas suficientes para saber que bancos se oponen a Internet y todo lo que tenga que ver con la sociedad de la información. Me refiero a las entidades catalanas o de algún origen alejeno a Europa, España o cualquier parecido a un ser humano convencional me refiero al terror y a la manipulación que denuncia el estado de derecho desde hace ya varias décadas es una gran pérdida para España pero dichas entidades se merecen salir del territorio occidental, es decir, roban, roban dinero y lo hacen bastante la caixa lleva años robando cuentas a los clientes a mí me han robado 30 €, 20 €, y querían otros 200 € no me extrañaría que sean los de Siria yo cada vez veo a sus dependientes con más parecido a los de esa zona. Dudo mucho que España vuelva a tener un banco así diría que lo hemos perdido a ver si consiguen cerrarla y clarísimamente no volveré a ese banco ni a ninguna de sus oficinas.

    ResponderEliminar