sábado, 14 de junio de 2014

Incitación simbólica al "sorianicidio"

El ministro de Repsol salió con el culo cagado de miedo del municipio de Telde, cuando el pasado miércoles en un escrache con miles de personas indignadas, asqueadas ante las intenciones de este prócer siniestro de llenar las playas de Canarias de mierda petrolera, para que una empresa multinacional destroce nuestra tierra, unos mares donde habitan millones de seres maravillosos y mágicos, que ahora son víctimas inminentes de una catástrofe natural anunciada.

Este personaje de bigote rasurado, achochado, soberbio, prepotente, repeinado, imitando siempre a su adorado ídolo de barro, ex presidente y miembro del patibulario trío de Las Azores, es ahora mismo la persona más odiada de la historia de Canarias, superando incluso en los niveles de repulsa y asco popular a genocidas asesinos como los conquistadores, Pedro de Vera o Juan Rejón, culpables de las violaciones de miles de mujeres indígenas, de crímenes masivos a ballesta y espada, de que gran parte del pueblo originario de las islas fuera encadenado, vendido como esclavos/as en los mercados de seres humanos de la península ibérica 

Soria, D. José Manuel, como le llaman sus aduladores y adláteres del PP y otras empresas presuntamente donantes, dadivosas, mencionadas en los papeles de Bárcenas, pretende arruinar el futuro de Canarias, destruir las posibilidades de este archipiélago de un día salir de la miseria y el hambre, con el único objetivo de agradar y enriquecer a una multinacional siniestra, desprestigiada en todo el planeta, culpable de cientos de hecatombes ambientales en selvas y territorios sagrados, el patrimonio violentado de pueblos indígenas masacrados, desplazados de sus tierras ancestrales para beneficio de una casta sin escrúpulos.

Promover la lucha del pueblo seguramente es delito en las oscuras y malignas mentes de quienes gobiernan la España torera, de ciertos jueces que tristemente deniegan la apertura de una fosa común del franquismo a las familias de las víctimas, pero no hacen nada ante todo tipo de corruptelas políticas, ante el saqueo del patrimonio público, la humillación y la persecución de las personas humildes que sufren los desahucios de sus viviendas, el desempleo, el hambre de sus hijos/as, la privatización de la sanidad, la educación, los servicios sociales, entregados generosamente a la mafia a cambio de sobres y prebendas.

Incitar simbólicamente al “sorianicidio” emulando al gran poeta Pablo Neruda en su heroica incitación al “nixonicidio” de aquellos tiempos duros del siglo pasado, tan parecidos a los que ahora mismo vivimos en esta constante depredación y corrupción capitalista, viene a ser un canto de verdadera rabia, de odio y repulsa contra personajes de la oligarquía española y canaria, cuyo único objetivo es dejarnos sin nada, destruirnos, hipotecar nuestro futuro, acabar con nuestro modo de vida, esclavizarnos a sus Eurovegas, sus casinos putrefactos de droga y prostitución infantil, sus acuarios del maltrato animal, sus bases militares de la criminal Alianza Terrorista OTAN. Condenarnos a ser rehenes de la corrupción política, del enriquecimiento ilícito de gran parte de la malhechora caterva política, de la vergonzosa represión policial, de los esbirros uniformados que dan puñetazos, porrazos en la cabeza a personas indefensas, a quienes ejercen el derecho constitucional a manifestarse pacíficamente.

No somos tan fanáticos como nos pintan los medios de comunicación del régimen a pesar de los ansiados y alegóricos “sorianicidios”. En cambio ellos, los que gobiernan con una mano en el sobre marrón y la otra en el botón del voto parlamentario ejercen la verdadera violencia: la del empobrecimiento, la precariedad generalizada, la que mata de hambre, la que condena a millones de familias a malvivir en las calles, la que asesina a personas enfermas o dependientes privatizando la sanidad, retirando las ayudas a la dependencia, la que deniega atención médica a la ciudadanía migrante, la que cierra comedores escolares por miedo a perjudicar la imagen de la putrefacta “marca España”.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

Escrache masivo en Telde contra el ministro de Repsol 11/06/14

1 comentario:

  1. Soria es un producto típico de la colonización española en Canarias. El vendepatrias capaz de ignorar las necesidades de sus vecinos, la miseria que le rodea, con tal de defender intereses ajenos y agradar al de afuera. Adalid de la derecha más rancia, acabará sentado en el Consejo de Administración de los que compran sus servicios, disfrutando de las prebendas obtenidas al socaire de su "buen hacer". Repugnante!

    ResponderEliminar