martes, 15 de abril de 2014

Susana Díaz y su "legalidad" manchada de sangre y represión

Quienes desde la llamada transición (traición) democrática en España han formado parte del fascista saqueo generalizado de todo lo que huela a público, no tienen ningún escrúpulo para hablar de “legalidad” cuando se trata de desalojar a familias humildes de sus viviendas, para como ha hecho la “buena cristiana”, de misa casi diaria, presidenta de Andalucía, Susana Díaz, tratando de enfrentar a miles de familias que sufren esperando durante años por una vivienda.

¿Quiénes tienen más derecho, las que luchan y ocupan viviendas de la putrefacta banca o las que esperan pasivamente viendo el Sevilla-Betis sin mover un miserable dedo?

Evidentemente todas tienen derecho y el estado debería facilitarlo si no estuviera más entretenido en seguir saqueando, enriqueciendo a una caterva que está destrozando la vida y el futuro de millones de personas.

Esta banda del discurso tenue, trabajado, perfilado, en los millonarios cursillos de oratoria de su partido, ante los micrófonos de cualquier medio de comunicación hablan de democracia, de derechos, de lo malos que fueron los etarras y tal y tal, cuando ellos mismos están causando el mayor genocidio social de la historia, condenando a millones de ciudadanos/as a la miseria absoluta, al desempleo, a la desesperanza, a la tristeza, a sobrevivir por debajo del asqueroso umbral de la pobreza, donde más de 3 millones de niños/as pasan hambre y cientos de personas por mes se suicidan por razones económicas solo en el estado español.

¿No son asesinatos? ¿No es esto terrorismo? ¿O quizá solo simples y previsibles daños colaterales de la batalla por el enriquecimiento de unos pocos sinvergüenzas?

Menos basura doña Susana, deje de intoxicar con su discurso vacío heredado de su prócer, ahora jefazo del podrido Gas Natural, el otánico, ínclito cuervo ingenuo, ex presidente, Felipe González, entretenido ahora en cargarse con la gusanera escuálida el proceso bolivariano en Venezuela. Todo por el bien del imperio y el sistema que lo hizo multimillonario como pago por “sus servicios”.

¿A quien pretende engañar señora Susana, a su pueblo, a la gente que sufre la terrorista debacle social generada por su partido único donde caben todos, desde la ultraderecha gobernante a los viciados barones?

La persona que ocupa una vivienda es porque la necesita, nunca jamás por capricho, porque no tiene donde vivir y dar cobijo a sus hijos/as, mientras el estado no resuelve este problema, más entretenido en dar impunidad y cobijo a sus particulares ladrones.

Señora y taurina Susana, la gente se busca la vida como puede, deje de decir sandeces y hablar de una “legalidad” que genera más de 500 desahucios diarios con policías dando palos, desalojando a bebés indefensos, a personas mayores, a enfermos/as terminales, arrastrando por los pelos violentamente a quienes defienden un derecho constitucional.

El problema no es la “Corrala Utopía”, no es la gente que lucha por sus derechos. El problema es la banca usurera que mantiene millones de pisos vacíos usurpados al pueblo, mantenida con el dinero de nuestros impuestos en los corruptos rescates asignados por un gobierno de sátrapas, siempre con los maletines abiertos para llenarlos de millones de euros en negro.

El derecho a la vivienda es la necesidad de tener una solución habitacional cuando te desahucia la mafia y no tienes a donde ir. Un techo necesario para sobrevivir, para que nuestros chiquillos, nuestros hijos e hijas no se mueran de frio en las calles, mientras el banquero delincuente cuenta sus billetes a costa de nuestra muerte, del robo de las hipotecas, de la estafa de una “crisis” que beneficia exclusivamente a malhechores de guante blanco, a los directos responsables de que situaciones como las vividas en Andalucía se den, de que la presidenta Susana saque las sucias garras para cargar contra las personas que luchan por su dignidad, por la verdadera democracia, esa que prioriza sobre los derechos del pueblo, antes que por la gentuza que roba y desmantela el patrimonio público.

Andalucía, Canarias, Extremadura, Catalunya, Euskal Herria y el resto del estado están repletas de viviendas vacías de la banca rescatada con nuestro dinero. Esto no lo quiere asumir doña Susana, su partido y el gobierno de los sobres, se lo pasan por el forro. Ahí está la solución al problema de la vivienda, ahí están las casas para todos/as sin necesidad de ocupar, de llevarse palos de los brutales esbirros policiales del régimen.

El problema es que quieren que pasemos miseria, que nos coman los bichos del hambre. Lo llevan en los genes franquistas y en su ilícito enriquecimiento desde la muerte del dictador. Por eso prefieren un pueblo miserable, esclavo, pasando calamidades, que una ciudadanía con derechos y disfrutando de una verdadera democracia del pueblo, para el pueblo, donde los causantes de la devastación y el genocidio social sean condenados y encarcelados.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario