viernes, 21 de marzo de 2014

Cetáceos muertos en Canarias gracias a las prospecciones petrolíferas: Todo por la pasta

Los sonares de los barcos de guerra españoles y de la Alianza Terrorista OTAN ya crearon una masacre de cetáceos en aguas canarias hace unos años, donde un número importante de estos inteligentes animales aparecieron varados en esos días de maniobras militares, donde adiestran a sus soldados para asesinar a otros seres humanos, dejando de paso una estela de muerte y contaminación marina.

Ahora de nuevo se anuncian esas prospecciones de la empresa Repsol, siempre junto a su fiel escudero y ministro, José Manuel Soria, muy cerca de las islas de Lanzarote y Fuerteventura, cuando las aguas de este archipiélago están inundadas de plataformas, comienzan a aparecer de nuevo delfines y ballenas muertas, ayer mismo una madre de cachalote pigmeo con su cría en la Playa de La Laja en la misma capital grancanaria, batallaba triste en la orilla para tratar de rescatarla y llevarla con mucho amor  a aguas más profundas, pero le fue imposible, acabaron las dos atrapadas a poca profundidad, donde un grupo de jóvenes heroicos pudo salvar la vida de la madre desesperada, que no pudo evitar que su amado y lindo bebé muriera ahogado.

Allí quedó desamparado, tirado en la arena, contemplado por asombrados bañistas, sobre todo niños/as que lo acariciaban con mucho amor, sin entender la codicia, el brutal egoísmo, el terrorismo ambiental, la maldad infinita de ciertos miembros de la especie humana contra nuestros hermanos de planeta.

Otros muchos casos en solo dos días de varamientos en distintos puntos de las Islas Canarias, varios bebés de delfines y zifios, otras dos ballenas rorcuales gigantescas en Fuerteventura, especies contabilizadas y otras silenciadas por los medios de comunicación del régimen o vendidas a la publicidad de estas corruptas multinacionales, sin que hasta la fecha los científicos hayan descubierto los motivos de estas muertes, que curiosamente coinciden con las numerosas plataformas petroleras de la muerte que están invadiendo nuestros mares, con ejercicios militares nocturnos secretos que nadie conoce su objetivo y de los que apenas se informa, donde precisamente murieron esta misma semana varios oficiales y suboficiales, en un helicóptero estrellado contra el mar en extrañas circunstancias.

Expertos internacionales de la biología marina aseguran que las causas de los decesos de cetáceos cuando se desarrollan prospecciones petrolíferas, tienen que ver con el daño auditivo que les provocan las exploraciones en la búsqueda de petróleo, una actividad que se realiza la mayoría de las veces sin informar a la opinión pública, por lo que posiblemente Repsol ya las esté realizando, usando presuntamente una tecnología que daña gravemente los cerebros de los cetáceos, por supuesto y como hacen en otras partes del mundo, negarán los hechos ante cualquier denuncia gubernamental o ciudadana.

Esta mortal tecnología lesiona severamente el sistema de ecolocalización y orientación de estos nobles animales, haciendo que se dirijan sin rumbo a lugares tan peligrosos como las costas, donde perecen con el cerebro destrozado gracias a los cañonazos de aire, los sonares y sus interferencias. Unos bombazos terribles para unos seres que pueden captar pequeños ruidos bajo el agua y ser afectada su orientación.

En el Puerto de la Luz de Las Palmas de Gran Canaria, denuncia el Partido Verde, que una empresa europea dedicada a las prospecciones petrolíferas podría ser la causante de los varamientos de los dos rorcuales producidos en las costas de Fuerteventura, la presencia de estos barcos dedicados al levantamiento de perfiles sísmicos submarinos ya es casi permanente en este puerto, una institución que las respalda y apoya en sus actos delictivos contra el medio ambiente marino, silenciando ante la opinión pública que son culpables de las muertes ya de miles de cetáceos en aguas canarias, que en su mayoría no llegan a la costa y cuando la alcanzan es en un avanzado estado de descomposición, que hace casi imposible su análisis para detectar los motivos de su muerte.

Denuncian también Los Verdes el incremento de movimientos sísmicos cerca de Lanzarote, el más reciente el pasado 23 de enero, de los que cualificados científicos consultados han afirmado que no es posible distinguir si los seísmos detectados tienen un origen natural o provienen de prospecciones petrolíferas, afirmando que resultan muy “extraños” en una zona estable desde el punto de vista sísmico, en la que no se localizan seísmos desde los años 50.

Se hace evidente con estos datos que estos daños sobre los cetáceos en aguas cercanas a Canarias provienen de estas mafiosas empresas europeas, confirmándose en el 100% de los casos, que los delfines y ballenas murieron por descompresión e impacto acústico, producido por ondas sonoras de las empresas petroleras.

Tomando como ejemplo los recientes sucesos ocurridos en Perú, una organización no gubernamental dedicada a la conservación de animales acuáticos afirmó que la muerte de más de mil delfines entre febrero y abril del año 2013 en la costa norte de este país sudamericano, se debe al impacto acústico producido por ondas sonoras de embarcaciones petroleras.

“Está confirmado al 100% que los delfines murieron por un síndrome de descompresión e impacto acústico, producido por ondas sonoras”, dijo a varias agencias internacionales de prensa, Carlos Yaipén, de la Organización Científica para la Conservación de Animales Acuáticos (Orca).

“Analizamos a 30 ejemplares y hemos encontrado oídos rotos, hemorragias y burbujas de gas en sus órganos vitales”,  indicó Yaipén, tras señalar que los análisis de restos de los animales se realizaron en Estados Unidos y Europa en laboratorios de sobrado prestigio.

El experto afirmó que los cetáceos murieron al sufrir el “síndrome de descompresión en sus órganos”.

“Esto los desorienta y así encuentran la muerte inexorablemente”, dijo Yaipén, quien descartó la presencia del virus Morbillivirus en la muerte de los miles de delfines, como se había especulado.

Según Orca, restos de más de mil delfines aparecieron a lo largo del litoral de la costa norte del Perú en esos meses del pasado año.

En Canarias esto es solo el principio, esas muertes de cetáceos de estas últimas semanas se multiplicarán por mil, según estas empresas, con el respaldo del vergonzoso gobierno del PP, vayan aumentando los sondeos. Nuestras playas se llenarán de zifios, cachalotes, rorcuales y otras especies muertas, destrozadas, desorientadas. 

Este es el putrefacto precio que el ministro Soria pone para que la empresa Repsol se forre a costa del patrimonio natural de la Madre Tierra.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

Bebé de Cachalote Pigmeo varado en La Laja (Gran Canaria)
Foto: La Provincia

No hay comentarios:

Publicar un comentario