lunes, 7 de octubre de 2013

Los unicornios de colores campan en las ventanas de lo imposible (Homenaje a Sabino Cuadra, Diego Cañamero y David Fernández)

¿Cuántos euros son una pensión digna? Les dijo el buen diputado Sabino Cuadra a la parranda vomitiva de expertos elegidos a dedo por el régimen del sobre ¿Cuánto cuesta la dignidad de un estado vendido a la mafia financiera? ¿Hasta cuándo seremos capaces de aguantar tanta basura?
 
El esperpéntico gobierno español no deja de sorprendernos con sus medidas ultra liberales siempre contra los derechos del pueblo trabajador, permisivos con los fascistas que pululan entre sus filas sin que pase nada, exaltando ideologías criminales en la historia reciente de la humanidad, como si de repente volviera la caza del hombre, tal como hicieron sus padres y abuelos en el genocidio franquista.
 
Las preguntas del honrado Sabino jamás serán contestadas por esta banda de enchaquetados borregueros, la honradez no podrá jamás estar presente en sus siniestros parámetros mentales, van sobrados de codicia, de maldad y se ríen de las millones de personas que sufren sus atracos, sus estafas, sus pelotazos sin que pase nada, impunes, protegidos por un estado que apesta a algo parecido al azufre, pero impregnado de repugnantes perfumes caros, humedad y restos de polvo blanco alucinógeno.
 
La triste realidad de millones de familias que se han quedado sin nada no parece importarles, se mofan desde sus viviendas de alto lujo y cámaras de seguridad, se alegran cada vez que nos lanzamos al abismo, que nos quitamos de en medio horrorizados ante el terror de un sistema putrefacto, de algo que llaman “democracia” y solo está al servicio de los gerifaltes de la mentira y el dinero fácil, siempre a costa de nuestros derechos más elementales.
 
Sabino Cuadra, Diego Cañamero, David Fernández, siguen luchando desde la santa justicia de los/as humildes, junto a miles de buenas personas que siguen creyendo en una sociedad mejor, a ellos/as me sumo entre robos, abusos de poder y crímenes de estado.
 
Menos mal que existen, que existimos y que somos muchos/as en la construcción de ese necesario nuevo mundo.
 
Seguimos, seguiremos cuestionando aunque nos persigan, nos criminalicen, alzándonos y bregando hasta la victoria, hasta que todo sea de todos/as.
 

2 comentarios:

  1. Menos mal que existen los que no tienen nada que perder, ni siquiera la historia.

    ResponderEliminar
  2. somos mas y somos mejores y en algun momento nos daremos cuenta

    Gracias Francisco

    ResponderEliminar