viernes, 7 de junio de 2013

Nuevo proyecto de parque acuático y posible zoológico de Loro Parque en Gran Canaria con la connivencia de la casta política

Seguimos sin aprender nada, incapaces de entender la inmensa destrucción de las Islas Canarias por la mafiosa especulación urbanística, por proyectos a ninguna parte que nos han dejado sin playas vírgenes, sin paisajes, pero si con barrancos repletos de apartamentos-nichos de cementerio, construcciones a pocos metros del mar que nadie tumba porque sus dueños pagan en sobres de dinero negro, macro urbanizaciones para exclusivo beneficio de constructores sin escrúpulos, siempre a costa de un patrimonio ambiental único en el mundo, que está desapareciendo a pasos agigantados gracias a la codicia de políticos ladrones, de oligarcas dispuestos a todo, a lo que sea, para seguir llenándose los bolsillos de dinero manchado, tristemente impregnado de la sangre del espíritu sagrado de nuestra tierra.
 
Lugares de interés científico, patrimonio etnográfico, caminos reales, yacimientos arqueológicos de incalculable valor cultural, han sido sepultados y siguen siendo enterrados, con nocturnidad y alevosía, bajo las palas de las excavadoras, bosques enteros de vegetación endémica fueron y siguen siendo talados, para que el político de turno ponga la mano para el sobre que va directo a sus cuentas en Suiza.
 
Sorprende ahora la alegría ante el nuevo proyecto de construcción en el sur de la isla de Gran Canaria de un nuevo parque acuático o zoológico del emporio alemán “Loro Parque”. Un negocio redondo bien respaldado por la casta política canaria, con unas excelentes relaciones con este empresario “amigo de sus amigos”, partidario de tener animales en cautividad para hacer lucrativos negocios.
 
El suelo rustico no urbanizable de El Veril en San Bartolomé de Tirajana, parece ser el lugar elegido. Un paraje con una gran riqueza natural en flora protegida, cardonal-tabaibal y muchos yacimientos de los antiguos canarios en cuevas y construcciones de casas de piedra seca. Un lindo lugar que quedará sin protección cuando empiecen a moverse los talonarios, las cenas de negocios, los copeteos en el gran casino, los acuerdos cerrando esta operación multimillonaria, que supondrá la destrucción de otro gran pedazo de nuestra tierra.
 
Dice Kiessling, dueño y señor de Loro Parque, que ya existe un preacuerdo para la venta de los terrenos con la familia Del Castillo, herederos del conde de la Vega Grande, descendientes de los temibles conquistadores de las islas, muy conocidos en las brutales racias del franquismo. Un clan que parece estar muy satisfecho con la jugosa propuesta económica millonaria del magnate alemán.
 
Ahora solo falta que el PP en el Cabildo de Gran Canaria y su presidente Bravo de Laguna, “facilite” el proceso para recalificar un suelo rustico de protección, poniéndolo en manos de las constructoras que harán el resto del trabajo, por supuesto siempre con el caduco discurso de que esta nueva obra faraónica dará trabajo a los canarios de freganchines y camareros y tal y cual.
 
El personal “cualificado” y de “dirección” lo traerán de otros lares “más civilizados” como no podría ser de otra manera. Todo mentira.
 
La Viceconsejera de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, la miembro del PSOE, Guacimara Medina, respaldó la rueda de prensa de presentación junto a Kiessling, de esta nueva agresión a nuestro territorio, en una isla que no aguanta más desfalcos naturales, más especulación, más destrozos ambientales, dejando claro esta muchacha, organizadora hace pocos años de escalas en hifi en Artenara, que el respaldo es total de toda la casta, desde el partido de Bárcenas al de Felipe González, pasando por el de Román Rodríguez y el del triste pseudo nacionalismo cipayo de Paulino Rivero.
 
Como en otras épocas llega un nuevo Mr. Marshall bananero a Gran Canaria cargado de billetes, divisas, presuntos regalitos, prebendillas, amiguismos, contra propuestas y mucha diversión, siempre a costa de un pueblo isleño enterrado en el desempleo, la miseria y el hambre.
 
Para nutrir este tipo de zoológicos o parques acuáticos, si decidieran incluir animales como en Loro Parque, seres tan maravillosos e inteligentes como las orcas, los delfines, los leones marinos, los chimpancés, serían adquiridos en el mercado internacional de venta de animales salvajes a precio de oro, con el objetivo de adiestrarlos a lo bestia y desarrollar los siniestros espectáculos que nada tienen que ver con el comportamiento natural de estos hermanos de planeta, convirtiéndolos en payasos de circo, para satisfacción de quienes pagan y llevan a sus hijos a una supuesta feria del sufrimiento y la tristeza.
 
El discurso del puesto de trabajo fácil ya está en marcha y los medios canarios del régimen ya lo están difundiendo, todo aquel que disienta será criminalizado, vilipendiado, desprestigiado, perseguido, amenazado y si pudieran harían lo mismo que sus antecesores del franquismo hicieron con las personas “divergentes”.
 
Me da todo igual, asumo el reto por la defensa de nuestra historia, del medio natural canario y la libertad de todos los seres vivos.
 
No tengo ningún miedo, no me asustan, porque quiero poder mirar un día a los ojos de mis hijas y decirles orgulloso, con voz firme: que yo luché hasta el final por la madre tierra y contra la rapiña que pretendía destruirla.
 
 
¡Orcas y delfines a la mar!


2 comentarios:

  1. A esta empresa se le permite de todo en Tenerife y ahora en Gran Canarias. La complicidad política es una vergüenza y de que pensar muy mal. Los pobres animales no se merecen estar encerrados de por vida en piscinas cloradas para beneficio de tipos sin escrúpulos.

    El Parque Acuático del Veril será la excusa para en poco tiempo meter animales hasta convertirlo en un nuevo Loro Parque. Más claro el agua.

    ResponderEliminar
  2. Es una vergüenza la sumisión de la mafiosa casta política con este tipo de montajes millonarios. Se ve a la legua que hay otras "cosillas" por detrás. Aquí en Tenerife todos se vuelcan en agradar al multimillonario, ahora le toca a Gran Canaria bajarse los pantalones y ponerse a cuatro patas. Nuestra tierra ya no aguanta más destrozos, o nos unimos y salimos a las calles hasta las últimas consecuencias y barrerlos o estaremos perdidos. El futuro que nos marcan estos elementos es de prostitución, drogas, casinos, grandes instalaciones de explotación animal y mucha juerga patria. Vergonzoso.

    Buen post. Saludos desde Tegueste.

    Diana María Fumero

    ResponderEliminar