domingo, 3 de febrero de 2013

Si no los tumbamos veremos morir a nuestros seres queridos de hambre

(…) María es la comisión. Que viva la economía, que viva el dinero negro y a vivir que son dos días; si te he visto no me acuerdo. Ay Marí, Marí, Marí, María…

Carlos Cano – Mari-María

Cariacontecido y en una rueda de prensa metido en un monitor de tv, sin periodistas y sin preguntas, el Pinocho presidente, mentiroso, nos contó otra nueva falsa, esta vez ocultando lo evidente, lo que nadie puede tapar al existir informes policiales, papeles y asientos contables que demuestran que ahí pudo chupar y recibir regalitos hasta el apuntador. Su descalabro electoral ya parece evidente y ahora mismo, según la última encuesta, sacarían menos votos que cuando se presentó el franquista Fraga, con la antigua Alianza Popular, que sería el preludio del actual y vergonzoso PP, conocido ya popularmente en barrios, pueblos y bares como PS (Partido del Sobre).

Siempre se le ha visto el plumero a ciertos constructores y empresarios, que entregan maletines llenos de billetes al político corrupto de turno, en Canarias una práctica habitual desde los años 60. Esas “donaciones” son siempre para pagar favores, prebendas, recalificaciones, licencias, robos y otros pelotazos. Ahora  ese modus operandi estilo Don Vito, se hace más que evidente y sale a la luz de forma espectacular, con luz y taquígrafos en las cuentas contables del multimillonario Bárcenas, generando el mayor escándalo de la historia de esta “democracia” a la española y ¡olé!.

La ministra de sanidad, Ana Matos, la repija y responsable de que nos cobren las medicinas y las ambulancias, entre muertes en hospitales debidas a los recortes salvajes y otras tropelías y privatizaciones varias. Esta “respetable” y burguesa señora, al parecer y siempre presuntamente, recibió junto a su enriquecido marido, todo tipo de ofrendas y regalos por parte de los blanqueadores de la Trama Gürtel. Uno que sobrevive con un sueldo recortado y que sufre un huevo para llegar a fin de mes, no deja de asombrarse viendo los informes policiales sobre todo lo que al parecer disfrutó de gratis esta personaje del Partido de la Peineta: cenas en restaurantes de lujo, noches de hotel de las más caras, yacusis, spas, viajecitos a todos lados en primera clase, de los que se benefició hasta su criada con un viaje a Ecuador. Un pastón en fiestas con payasos en su propia casa, artículos de lujo, perfumes, vestidos caros y un largo etcétera de surrealismos más propios de nuevos ricos, que de una señora que es rica de cuna, y que en su vida ha tenido que ganarse los garbanzos, como hacemos la mayoría de los mortales.

Pero tristemente lo de esta ministra es solo una pequeña punta de iceberg de lo que hay detrás de todo este lúgubre tinglado, lo más grave y vergonzoso es que todo esto suceda mientras millones de ciudadanos y ciudadanas viven en la miseria en todo el estado español, el país europeo número 1 en indigencia, donde ya se están produciendo muertes por hambre, hipotermia, con 16 suicidios diarios, con 6 millones de personas desempleadas, con 3 millones de de niños y niñas bajo el umbral de la pobreza. Que esto pase y salga públicamente en unos momentos de empobrecimiento generalizado de todo un pueblo, mientras los que aparecen en esa contabilidad ganan millones en “b”, en “c”, en “a” y hasta en “s”, de sinvergüenzas o en “c” de auténticos cabrones.

El patético presidente Rajoy, promete mostrar su declaración de la renta, como si en ella fuera a aparecer el dinero en negro, que supuestamente cobró en negro durante más de 11 años, en una cuantía de más de 25.000 euros al año. Todos prometen querellas contra todos los medios que han destapado los papeles de Luís Bárcenas, conocido entre esta banda por “el cabrón”. El mismo que pudimos ver este fin de semana cenando en Francia en un restaurante de super lujo, acompañado de varias personas, entre ellas dos mujeres con sendos abrigos de pieles. Y que según los comensales españoles, que lo vieron y le sacaron fotos con el móvil, se mandaron en poco rato varias botellas de vino reserva, para brindar al final, entre risas, con champán, francés.

El brindis de Bárcenas es el símbolo de la impunidad de gran parte de la oligarquía española, de un tipo que se ha hecho multimillonario en pocos años de forma supuestamente irregular, al que nadie en su partido denuncia ni le presenta querellas, seguramente por miedo a que saque a la luz  todo lo que sabe del funcionamiento económico interno de un partido noqueado, odiado, sin apoyo electoral, que ahora gobierna España con una mayoría absoluta, obtenida de millones de votantes engañados y arrepentidos de haberles votado.

Cuando los vimos la noche del 20 de noviembre de 2011, saltando como posesos en el balcón electoral, ellos enchaquetados y ellas enlacadas, ya se presagiaba que su alegría no era solo por ganar, sino que era un frota manos colectivo para la que se les avecinaba, para el tremendo sablazo sobre nuestros derechos, en servicios esenciales y básicos que se han cargado o tenemos que pagar, con la idea de privatizarlos y entregarlos a las empresas de ciertos y presuntos amigos y familiares. Una victoria de la que apenas ha pasado un año, y que ya parece que lleven 20 años sobre nuestras sufridas espaldas, saqueándonos, amargándonos, despidiéndonos, desahuciándonos, matándonos de miseria y acabando con lo que tanto nos ha costado conseguir.

Si no tumbamos al gobierno del PP con movilización y lucha. Si este partido acusado de repartirse muchos millones de pesetas y euros en sobres sigue en el poder y no dimite, si las personas que les votaron vuelven a respaldarlos, estoy seguro que veremos morir de hambre a nuestros seres queridos tarde o temprano. Iremos irremediablemente a ese desesperado final, mientras ellos brindan con champán francés y se descojonan de nosotros, pisoteándonos, arrastrándonos a la pobreza extrema en su particular cortijo caciquil al que llaman España.


1 comentario:

  1. El hombre pantalla y su Partido Popular nos conducen hacia la barbarie si no lo evitamos. Su gobierno es la vergüenza del mundo y sin embargo no se inmutan y siguen recortando derechos. Si se tirara de la manta de verdad veríamos cosas que ni imaginabamos.

    ResponderEliminar