viernes, 28 de diciembre de 2012

Eurovegas en Canarias o el sueño de los mercaderes

Las recientes declaraciones del ministro Soria sobre su absoluto respaldo a una Eurovegas en las Islas Canarias, define a las claras la mercantilista forma de pensar de la derecha criolla española. Como ya es habitual la casta política de las islas sigue sin aprender de sus errores pasados o quizá son conscientes de ellos y les importa un bledo la degradación progresiva de nuestra tierra. La destrucción casi total de este frágil territorio insular por la especulación urbanística asociada al turismo, que ha convertido playas vírgenes en vertederos de hoteles y apartamentos, arrasando por la biodiversidad y por nuestra cultura ancestral, siempre para beneficio de cuatro millonarios y de ciertas mafias internacionales que campan a sus anchas, sin que ninguna administración pública ni judicial hagan nada.
 
Eurovegas supone el culmen para los que van por la vida viviendo de “pelotazos” y otras juergas. El magnate norteamericano Sheldon ¿o era cerdo?,  viene a ser una especie de dios macarra, el “Santo Grial” de la mamandurria para los que se meten en política con la idea de sacar buenas tajadas económicas. Las alfombras rojas ya están preparadas en los lujosos despachos de los que nos arruinan la vida, de los culpables de que en estas desgraciadas islas lo récords de desempleo, miseria, hambre y suicidios por razones económicas, batan todas las cifras de marginalidad y desesperación.
 
El prepotente caballerete del lujo, del yate y el traje caro, tiene la inmensa des “facha” tez de airear públicamente su defensa de este concepto de desarrollismo económico, el perfecto banquete de tiranos, que nos seguiría conduciendo al abismo social en el que ya estamos inmersos cuesta abajo y sin frenos y del que su partido es directo responsable.
 
Que se monte en cualquier lugar del planeta este sucio mercadillo de la usura y la mentira, acarrea inevitablemente que los lujosos barcos y aviones privados de esta insaciable lacra traigan envueltos en papel de celofán el juego, la violencia, la ludopatía, la prostitución y hasta los “polvitos” de la madre Celestina, para entretenimiento y alivio de las narices ansiosas de tanto depredador con ganas de gastarse su sanguinario dinero negro.
 
El engaño de los puestos de trabajo fáciles sería el siguiente discurso de este timo global, por supuesto si lograrán convencer a esta peculiar “Cosa Nostra”, de que Canarias es tope guay para sus siniestros negocios. La misma mentira que nos vendieron con el turismo en los años sesenta se haría ahora realidad con estos macro casinos. La destrucción progresiva de nuestra identidad como pueblo, de la naturaleza, de la honradez de nuestra gente, ahora con su futuro y su bienestar en manos de los tiburones de la corrupta política, de la banca y de la delincuencia financiera internacional.
 
Las ventajas fiscales y otras prebendas previstas en la Comunidad de Madrid con este emporio del vicio se harían realidad en Canarias, todo vale para que estos sinvergüenzas integrales hagan y deshagan a sus anchas mientras se siguen enriqueciendo. La vieja y arcaica concepción de Canarias como la nueva “Miami Beach” ya fue defendida en el pasado por otros próceres de la carajaca millonaria. El propio ex consejero de economía del Gobierno de Canarias y antiguo diputado de la derecha tropical, José Carlos Mauricio, ya vendió a los cuatro vientos esta idea que ahora Soria promueve y nos trata de meter por los ojos al pueblo canario. Mismos perros con distinto collar que diría un amigo de Valsequillo, aunque en este caso el collar es el mismo que los une la codicia, el afán de convertir estas islas en la perfecta madriguera, en el refugio ideal para los que se hacen millonarios pisando la cabeza de la clase trabajadora.
 
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario