domingo, 16 de septiembre de 2012

La "troika" es hambre y miseria

Pobreza, desempleo, desesperanza, mucha tristeza y un alto índice de suicidios por razones económicas en Grecia, Portugal, Italia y España, cuatro países destrozados por gobiernos de tecnócratas millonarios, coordinados por una “troika” de genocidas responsable directa de la brutal miseria del sur de Europa, de las cifras galopantes de hambre infantil, de pueblos enteros desarraigados y víctimas del terror económico generado por esta tropa insaciable, liderada con mano de hierro por el Fondo Monetario Internacional (FMI), organización causante y culpable de la muerte diaria por hambre y sed de millones de seres humanos en todo el planeta.
 
Esta banda de sinvergüenzas visita con sus escoltas y coches blindados cada uno de estos países, para comprobar y revisar los “deberes” realizados por sus aplicados y oscuros cipayos Rajoy, Monti, Passos Coelho y Papulias. Son recibidos con manifestaciones masivas de unos pueblos encolerizados que como en Portugal les lanzan petardos y bengalas y les llaman “hijos de puta asesinos”, entran y salen de los ministerios casi a escondidas, siempre protegidos por los esbirros guardianes uniformados, que cuidan que sus amos puedan seguir robando y matando de miseria a su gente.
Esta excusa del montaje de la crisis le sirve a ricachones como Montoro, Cospedal, Soria, De Guindos, Báñez y otros acaudalados señorones y señoronas del ¡Que se jodan!, para llenarse la boca diciendo “que todavía hay que seguir reformando”, “que esto es solo el principio” y que apenas han empezado a joderle la vida a millones de ciudadanos/as. Lo dicen con la media sonrisa cínica del que tiene la vida asegurada y sabe que siempre saldrán beneficiados pisoteando la cabeza de la clase obrera. Nadie se hace rico honradamente y estos capitostes llevan muchos años amasando fortunas desde el tiránico y corrupto poder heredado de la dictadura franquista, de una payasada de transición democrática cimentada, para beneficio de unos pocos, sobre la sangre de cientos de miles de luchadores/as por la libertad.
La construcción de la Europa que nos vende el gobierno de España y la criminal “troika”, viene sustentada en el sacrificio extremo de millones de humildes familias, de desempleo masivo, de personas mayores amargadas por el temor a perder sus bien merecidas pensiones, por multitud de enfermos/as y dependientes/as condenados/as a morir por no tener ayudas, por ejemplo y entre otras salvajadas, para algo tan sencillo como la financiación de una ambulancia que les lleve a rehabilitación. En este premeditado saqueo no faltan los niños sin libros, sin dinero para el comedor escolar, una sanidad pública que cierra sus puertas a los/as inmigrantes, vendida y en manos de empresas privadas dirigidas en algunos casos por familiares directos de quienes gobiernan. Un cumulo de abusos y de injusticias que cada “viernes negro” la ínclita, fúnebre y burguesa, Saenz de Santamaría, nos trasmite con esa cara sonriente como si no pasara nada. Claro ella es millonaria y sabe que sus hijos y los hijos de sus hijos van a vivir como marajás, que otros niños y niñas víctimas de sus políticas patibularias están condenados/as a pasar hambre, por supuesto para que los ricachones del PP, junto al resto de partidos fieles al régimen de esta simiocracia que llaman España puedan como los Borbones vivir a cuerpo de rey.
La misma “troika” y su amigos de la Alianza Terrorista OTAN enseñan a sus aventajados adláteres a reprimir a sus pueblos, reforman códigos penales para encarcelar a cualquiera por abrir una pancarta en una manifestación legal, por una sentada pacífica o simplemente por convocar por Internet una movilización. Diseñan un futuro oscuro de fascismo y represión para evitar cualquier respuesta popular a sus políticas inhumanas.
Mientras critican en sus pomposas escuelas de verano para pijos/as los derechos humanos en países como Cuba, Venezuela, Bolivia, Siria y otros estados soberanos enmarcados en su particular “eje del mal”. Nos imponen un nuevo orden del robo, del saqueo, del miedo y del terror. Solo nos queda esperar acontecimientos terribles, porque quienes han ganado tanto dinero explotando a sus pueblos serán capaces de todo, hasta de cosas insospechadas, para mantenerse en la opulencia desmedida y el despilfarro.
Debemos evitarlo y no permitirlo, se avecinan tiempos de lucha y esperanza, la resistencia es la única salida, será necesario sufrir, incluso morir para que las generaciones futuras no acaben humilladas y esclavizadas bajo el yugo del capital.
 
Detención ilegal por abrir una pancarta del 25S o la democracia secuestrada

2 comentarios:

  1. Buen post Paco.

    Yo no quiero resignarme ni puedo permitirme el lujo de dejar de luchar.

    La gente espera que alguien le resuelva los problemas, y no se dan cuenta de que el cambio, la revolución, comienza en uno mismo. Es así de simple.
    Consiste en dar la cara, salir a la calle, decir abiertamente lo que opinamos y obrar en consecuencia, alzar la voz ante las injusticias ajenas en lugar de mirar para otro lado… No hay más secretos, ni soluciones mágicas, ni líderes salvadores, ni leches en vinagre.
    En nuestras manos está, nosotros somos los dueños de nuestro destino.

    Para conseguir un cambio brusco o revolución se precisa masa crítica, para conseguirla es necesario despertar conciencias, para despertarlas, debemos derribar la muralla mediática que emponzoña y adormece.

    Esa es, mi humilde receta.

    Un abrazote!!!

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con tu argumentación. Despertar conciencias es la clave y tumbar esas murallas de los esbirros mediáticos del régimen. Un fuerte abrazo Miguel.

    ResponderEliminar