domingo, 9 de septiembre de 2012

El PP impone la fiesta de la tortura animal en Canarias

Las retransmisiones de las horrendas corridas de toros vuelven a TVE en Canarias, no ha servido de nada que exista una Ley que prohíbe en las islas la tortura animal, esto se lo pasa el gobierno del PP por el forro de su prepotencia sin límites y nos impone en horario infantil el asesinato premeditado y en directo de un animal tan noble. La sangre, las banderillas, la chulería asquerosa del cobarde torero, los gritos enfervorizados de un público fanático entregado a la fiesta del terror fascista/especista.

El gobierno de Rajoy muestra de nuevo su verdadero rostro, la cara siniestra de la represión, del maltrato animal, de la jauría taurina cebándose sobre un animal indefenso para apaciguar con sangre inocente las frustraciones de mentes enfermas y psicópatas. La estrategia es clara y parte de la financiación de esta vergüenza internacional, priorizan para dar millones de euros a una fiesta nacional decadente y se olvidan de la sanidad, de la educación, de las ayudas a la dependencia. Lo primero es el toreo para satisfacer a lo más retrogrado de la España profunda, a personajes que disfrutan viendo sufrir hasta la muerte a un animal inocente.
Lo más grave de todo esto es que impongan al pueblo canario esta masacre televisada, nos tratan de nuevo como la colonia que somos y de la que solo se interesan para sacarnos el disputado voto. Mientras la casta política de las islas hace mutis por el foro, los grandes  partidos no se manifiestan y se hacen los locos ante este nuevo escarnio sobre nuestro pueblo. El cipallismo se hace presente de nuevo ante las decisiones del gobierno del régimen borbónico y venden a nuestra gente, se callan ante la sangre televisada, ante el terror y el sufrimiento extremo de un hermano de planeta.
Pretenden desde Madrid que callemos, que entremos por el aro de esta nueva infamia, que nuestros/as hijos/as adquieran a la fuerza esta sangrienta “afición”, pisotear nuestra cultura, la idiosincrasia de un pueblo que nunca ha asumido ni ha querido corridas de toros en su tierra.
La alternativa pienso que es clara y parte de no sintonizar TVE en las islas mientras no retiren estas sangrientas manifestaciones de orgullo patrio y tortura animal. El boicot es la única salida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario