lunes, 9 de julio de 2012

Sigamos el camino valiente y solidario de los mineros

El miedo, la incertidumbre y el desanimo se palpa cada día en el ambiente de mi lugar de trabajo. Rostros serios y a la expectativa ante nuevas noticias de recortes, reformas y despidos masivos por parte del gobierno. La sensación de desesperanza recorre cada pasillo, cada despacho y hasta quienes tienen la plaza en propiedad ya dudan y miran ávidos las últimas noticias de la prensa digital. Otr@s no dicen nada y huyen de los corros a la hora del desayuno para que no l@s mezclen con cualquier conversación supuestamente subversiva, evitar que les vean con mala cara, criticando la situación de indefensión en que ahora mismo nos encontramos la gran mayoría de trabajador@s del estado español.

Se atisba un futuro oscuro y la única esperanza, el verdadero sendero de lucha lo muestran los heroicos mineros y sus valientes mujeres, que resisten el embate neoliberal del ministro Soria y sus mariachis siniestros. Un personaje de la alta burguesía canaria dedicado en cuerpo y alma a amargarle la vida a las personas humildes. A todas aquellas que resisten con un sueldo de mierda o mendigan una prestación de 400 euros haciendo cola en cualquier oficina del paro. Otr@s en cambio ya no tienen nada y conviven entre desahucios y comedores sociales sin esperanza, sin futuro, sin nada en la vida a lo que agarrarse.

Este es el dramático panorama que nos tratan de ocultar desde los medios desinformación masivos, justificando esta crisis en el despilfarro que según los Rajoy, Cospedal, De Guindos, Montoro y otros ricachones somos l@s direct@s responsables. Al parecer hemos vividos como reyes y reinas al mejor estilo de los Borbones durante tantos años de supuesta bonanza económica. Nos presentan a la banca como inocentes coleguitas que no han matado una mosca, que lo único que han hecho es trabajar por el bien de este putrefacto sistema. L@s verdader@s culpables según esta banda basura somos tod@s nosotr@s, l@s currantes y currantas que hemos llevado a la ruina a su maravillosa España cañí de toreros, curas, tricornios, prensa del corazón y triunfos futboleros.

Mientras cerraban sus últimos acuerdos con la troika europea para despedir a más de 300.000 emplead@s públicos y subirnos el IVA y otros impuestos y hasta al parecer congelar las pensiones, la Guardia Civil tomaba el pueblecito minero de Ciñera en León. Lo hacían de forma brutal armados hasta los dientes, apaleando y deteniendo a mineros y familiares de esta humilde región. La gente en los balcones y ventanas los llamaba “hijos de puta”, “asesinos”, “fascistas”, pero la Benemerita entraba en las casas sin orden judicial amenazando a personas mayores, a niños y niñas testig@s direct@s de la brutal represión sobre sus padres y familias simplemente por defender su comida, sus puestos de trabajo, el futuro del carbón y su modo de vida.

Las imágenes tomadas por cámaras de vídeo no profesionales lo dicen todo de los altos niveles de degradación de quienes gobiernan y dan las ordenes a los cuerpos represivos. Este pueblo tomado a la fuerza recordaba los tiempos de la represión franquista, solo faltaban los camiones repletos de hombres y mujeres llevad@s al paredón para ser fusilad@s y enterrados en cualquier cuneta o fosa común junto a miles de compañer@s de lucha.

Este ejemplo de generosa insurgencia de los mineros y sus mujeres, de sus familias y hasta de la gente mayor, que enarbola esta justa bandera roja como la sangre de miles de seres ejemplares, que han dejando su vida aplastados o enterrados a cientos de metros bajo tierra o con sus pulmones encharcados y enfermos de silicosis por el ansiado mineral. Una lucha por la dignidad de estos pueblos, de estos hombres y mujeres con el corazón alzado de Asturias, de León, de Aragón y de otros puntos del estado donde se cava la tierra, donde se sufre y se combate hasta la victoria o la muerte, nos marca el camino que debemos seguir para evitar que nos conviertan en esclav@s, en seres serviles en manos de una casta de delincuentes que diseñan sus estafas en palacios, bancos y ministerios, siempre a costa de los derechos de millones de trabajado@s, que contemplamos asombrad@s la criminal pirámide de explotación y miseria que están construyendo sin que nadie los pare sobre nuestras vidas.






¡Arriba l@s que luchan y no se arrodillan!

No hay comentarios:

Publicar un comentario