martes, 22 de mayo de 2012

Depredación política y hambre infantil en el estado español

Más de 2,2 millones, 1 de cada cuatro niñ@s, viven bajo el umbral de la pobreza en el estado español, según el informe “Infancia en España 2012-2013” presentado el lunes por UNICEF. Estos nuevos datos denunciados por este organismo internacional, convierten al colectivo de menores en el más vulnerable y dañado por este vergonzoso montaje de crisis económica.

Infinidad de familias víctimas del desempleo y de la falta de ayudas sociales, han ido progresivamente cambiando costumbres de consumo, afectando en un primer momento a las actividades de ocio, extraescolares, ropa, calzado y actualmente a todos los gastos relacionados con los alimentos, lo que está generando que ya existan menores desnutrid@s, que se desmayan en clase por no haber desayunado en condiciones.

Son muchos los factores psicológicos de esta gravísima situación, que incrementa los niveles de estrés y de tensión en las relaciones intrafamiliares, lo que modifica las expectativas de futuro entre padres, madres e hij@s, provocando según UNICEF un cambio de roles, que genera que l@s niñ@s se sientan culpables de la situación creada.

Los recortes sociales de un gobierno español insensible, inmensamente cruel con los sectores mas desfavorecidos de la sociedad, marcan la estrategia diseñada por la banca europea y el Fondo Monetario Internacional. Una dinámica siniestra cuyo objetivo claro es acabar con el estado del bienestar, hipotecando el futuro de nuestr@s hij@s para beneficio de especuladores y ladrones de cuello alto, dispuestos a todo para enriquecerse, incluso de seguir matando de hambre y sed a millones de seres humanos.

Lo verdaderamente lamentable es que este gobierno no piensa dar marcha atrás a sus políticas antisociales, que no les importa que haya niñ@s pasando hambre y miseria, su única preocupación es seguir ganando mucho dinero y haciendo de perros guardianes de las grandes fortunas, que son en definitiva quienes los financian para poder pagar sus vicios caros.

Cuando tenemos hij@s sentimos mucho amor por ell@s y no admitiríamos bajo ningún concepto que ningún capitoste de la política les vaya a amargar la vida, haciéndoles pasar calamidades y desnutrición. Yo al menos no me quedaría quieto y lucharía hasta las últimas consecuencias defendiendo la dignidad de mi gente, de las miles de personas que sufren las aberraciones de una casta política sin escrúpulos.

Resulta inmoral y patético que mientras algunos corruptos se enriquecen la mayoría del pueblo pase necesidades, no podemos permitir que maten de hambre a nuestr@s hij@s, este debe ser el detonante a voz en grito de una lucha implacable hasta la victoria o la muerte.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

1 comentario:

  1. Esta es la realidad que vivimos y a pocos parece importarles.

    ResponderEliminar