miércoles, 11 de abril de 2012

La ley de las balas y las porras

La reforma del Código Penal del gobierno incluirá como delito la resistencia pasiva o activa y será considerada como ataque violento dirigido contra la policía. Las amenazas o el comportamiento intimidatorio, incluso en las consignas que se lancen en las manifestaciones o concentraciones. Las convocatorias por Internet serán perseguidas y en ciertos casos serán consideradas como delito de integración en organización criminal.

Lo que no dice el ministro del Interior es ¿Cómo se sabrá en una manifestación quien es violento y quien no? ¿Cuales serán los verdaderos motivos que se puedan considerar atentado contra la policía? ¿Para cuándo se empleará la justicia contra los abusos policiales? ¿Cuándo habrá igualdad ante la ley en los juicios donde siempre tiene más valor la palabra de un agente del orden que la de un ciudadano? ¿Seguirán presuntamente asesinando como hicieron en Bilbao con el joven hincha del atleti o dejando ciegos de un ojo a manifestantes con las prohibidas en toda Europa pelotas de goma? ¿Continuarán lanzando gases al mejor estilo de los nazis contra manifestaciones pacíficas?

Los gravísimos recortes sociales y laborales que ya se están produciendo y los que se avecinan, requieren de unas leyes diseñadas a la medida de los represores, por eso llevan tiempo dotando a las Delegaciones de Gobierno de un material anti disturbios sin precedentes en la historia del estado español. Esperan movilizaciones masivas y respuestas organizadas a sus brutales e injustas medidas económicas contra millones de trabajador@s, por lo que preparan a sus cuerpos policiales para machacar a quienes se atrevan a luchar contra lo establecido.

Esta represión anunciada, este golpe de estado contra los derechos de la ciudadanía pretende procesar y encerrar en la cárcel a quienes deseen ejercer un derecho constitucional, meter el miedo en el cuerpo a quienes no tienen otra salida que la movilización pacífica para evitar que les sigan recortando la dignidad.

Tratarán de maltratar, de amedrentar, de encarcelar, pero les será imposible cercenar nuestras mentes, anular la verdadera razón de las personas que luchamos por un mundo mejor. Por mucho que inviertan en represión y cambien leyes no podrán jamás con el imparable y verdadero poder de los pueblos.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

Represión policial contra menores en Valencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario