viernes, 20 de abril de 2012

Asco a la pobreza

No pueden meternos a tod@s en sus cárceles por mucho que reformen el Código Penal, eso les jode. Les molesta que haya personas mayores enfermas a las que hay que pagar las medicinas, que existan jóvenes hijos de obreros que quieran ir a la universidad y estudiar una carrera. Les enfada sobremanera que los niños y niñas de su país de las maravillas y pelotazos necesiten escolarizarse en la educación pública, que la gente más empobrecida requiera prestaciones sociales. Se preguntan enojados ¿Cómo es posible que tengamos que mantener a tantos gandules que no trabajan y engrosan los cinco millones y medios de parad@s?

A estos tipos del traje caro y el coche oficial les molesta la pobreza, la desesperación de las personas que sufren al perder sus casas robadas por los corruptos bancos, sus sueldos y en muchos casos hasta su vida lanzándose al vacío de cualquier puente. Les da verdadera grima hacer de representantes públicos de las personas empobrecidas, hacer políticas sociales que mantengan el estado del bienestar, la verdad que prefieren el del malestar y el del recorte permanente de derechos.

Sus fortunas y las de sus amigos poderosos crecen más que nunca en tiempos de crisis, que buena suerte piensan que han tenido al haber nacido en el lado opulento del mundo, no en las casas pobres de los barrios obreros de cualquier rincón oscuro y triste, con farolas inutilizadas, carreteras rotas y jóvenes coqueteando con las drogas.

Ahora está penado ponerse enfermo y la igualdad educativa ya no existe, 10.000 millones de euros menos en sanidad y educación marcan el punto de inflexión de esta nueva acometida neoliberal, que castiga como siempre a los sectores más desfavorecidos.

Si no los paramos no se van a detener hasta desahuciar nuestras vidas. Galopemos hasta enterrarlos en el mar.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada