domingo, 18 de marzo de 2012

La democracia de Repsol y su ministro

Hay personajes y empresas que su concepto de la democracia está basado estrictamente en el dinero que puedan sacar de cada negocio. Ahora bucean en aguas puras y repletas de vida para enturbiarlas con su ambición desmedida. ¡No lo vamos a permitir!  

En los mares de las islas habitan seres maravillosos que nadan libres en lugares legendarios. Montañas míticas y gigantescas, valles profundos sembrados de colores y roques submarinos donde el ser humano jamás ha llegado. Más de 30 especies de cetáceos recorren las aguas de este archipiélago, uno de los lugares del planeta con mayor biodiversidad, herencia de todos los seres vivos que habitan cada rincón de esta burbuja azul que viaja por el universo.

Después de destruir gran parte de Canarias en locuras urbanísticas, de arrasar por bosques endémicos talados y extinguidos bajo las palas de las excavadoras, de destruir un litoral de gran belleza y llenarlo de construcciones en cada montaña, en barrancos, acantilados y otros lugares inverosímiles, de terminar con una riquísima agricultura y condenarnos a los índices de desempleo más altos del estado español, se sacan de la manga una nueva iniciativa altamente depredadora con el medio natural.

El gobierno de la democracia monárquica española autoriza vía decreto las prospecciones petrolíferas en el entorno marino de las islas, pasando por encima de la voluntad mayoritaria de los canarios y de su gobierno, entregando a la peligrosa y contaminante empresa Repsol la concesión de estas pruebas y la futura extracción del llamado oro negro.

Les importa un bledo la riqueza ecológica, el posible hundimiento del turismo ante un vertido masivo, la destrucción de la ya agonizante economía de las islas. Solo quieren dinero, petrodólares y ganancias a costa de lo que sea, incluso de nuestro futuro como pueblo.

¡No lo permitamos!

El sábado 24 de marzo tenemos una cita para manifestarnos en todas las islas y evitar este nuevo atropello, un atentado ecológico de consecuencias imprevisibles para la naturaleza planetaria.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario