sábado, 21 de enero de 2012

Que nuestra memoria te persiga en los infiernos

(...) Una cosa es morirse de dolor y otra cosa es morirse de vergüenza. Por eso ahora me podes preguntar y sobre todo puedo yo responder. Uno no siempre hace lo que quiere pero tiene el derecho de no hacer lo que no quiere...

Mario Benedetti - Hombre preso que mira a su hijo

Incapaz de perdonar sin llegar a sentir odio y rencor, solo una sensación de sequedad en la boca. Muchos recuerdos acumulados desde mi infancia, la imagen de mi abuela Lola con su alma mutilada de tanto dolor, las lagrimas de mi abuelo Juan, superviviente de la brutal represión y el miedo, siempre el miedo acosando a mi familia. Miradas despectivas, comentarios a media voz de aquellos que no nos querían por nuestras ideas, personajes integrados en aquella sanguinaria dictadura franquista. Yo solo era un niño pero algo me ha quedado muy dentro, ese sabor, ese olor a tierra mojada, ensangrentada de aquel 29 de marzo que marcó nuestras vidas.

Tantos años después muchos de estos sátrapas mueren tranquilos en sus camas, rodeados de seres queridos, de curas vestidos con sus mejores galas. Los medios de comunicación, ese "Gran Hermano" que tergiversa y manipula cada trocito de realidad, nos muestra la cara dulce de los genocidas, los ensalzan como "demócratas" de toda la vida, cuando pocos años antes firmaban sentencias de muerte y avalaban la tortura. ¿Como quieren que olvidemos? ¿Como pretenden que nos resignemos al silencio criminal, que ocultemos todo lo que sucedió y no se lo contemos a nuestr@s hij@s?

La vida sigue es verdad, pero si miramos a los ojos de quienes sufrieron el horror, no podemos permitir que la impunidad se instale en nuestros sueños, preferimos rebelarnos y sacar todo a la luz, luchar hasta la victoria o la muerte como aquellos que murieron acribillados ante el pelotón, desaparecidos en el fondo de un pozo, de una sima o que descansan en fosas comunes o cunetas. Esta es nuestra mejor herencia de dignidad y coraje, un legado de amor infinito que siempre navegará en nuestra sangre y en la parte más pura de nuestros corazones.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario