viernes, 23 de diciembre de 2011

35.000 niñ@s mataron ese día

Llama la atención la enorme cordialidad en el traspaso de carteras en el gobierno español, puro teatro para engañar al pueblo e intercambiarse el negocio del poder cada cierto tiempo. Las risas, abrazos y homenajes mutuos contrastan con la realidad social de un país destruido por los malos gobiernos, que trabajan exclusivamente para beneficio de las grandes fortunas esclavizando a millones de trabajador@s, siempre bajo las directrices de la mafia bancaria y de un Fondo Monetario Internacional culpable de la muerte por hambre de millones de seres humanos.

Mientras esta lacra de sinvergüenzas celebran sus nuevos cargos y sueldazos millonarios, en el continente africano hay más de 20 países donde literalmente la gente se muere por falta de alimentos, muchos niños y niñas hurgan en el suelo para ver si encuentran algo de comer, se consuelan masticando algún palo fibroso para quitar la ansiedad y el sufrimiento de no tener nada que echarse a la boca. Grandes y pequeños rebuscan en los hormigueros y comejenes para conseguir el alimento que los insectos han almacenado.

La opulencia de los enriquecidos está construida sobre la muerte de la mayoría del conjunto de población del planeta, el despilfarro en armamento y las frivolidades presupuestarias de la parte rica de la tierra asesina cada día a 35.000 niñ@s, cuyas familias malviven con un dólar al día y solo en África treinta millones de menores sufren desnutrición y el 43% de la población no tiene agua potable, sobreviven entre harapos con rostros envejecidos y padecen el marasmo, un estado, donde el cuerpo, hambriento de energía, empieza a devorarse a sí mismo.

En esta triste Navidad del siglo XXI la hipocresía de la comunidad internacional permite que mientras se lee este artículo mueran cientos de niñ@s, y no se ve ningún esfuerzo para frenar esta gran pobreza. El terrible drama de perder a tus seres queridos por inanición o enfermedades curables en el mundo enriquecido, marcan la vida cotidiana de quienes sufren la miseria extrema sin ver salidas a su terrible situación, victimas de gobiernos corruptos cómplices del imperio norteamericano y la Unión Europea.

Las imágenes televisivas de la entrada del nuevo gobierno contrastan con la gente muriendo de hambre en el Cuerno de África, con familias enteras sin recursos desahuciadas de sus casas por vampiros bancarios y sus jueces amigos, con millones de personas desempleadas sin esperanzas de futuro, con miles de jóvenes condenados al ostracismo laboral y al fracaso escolar, con una educación y una sanidad en vías de privatización.

Una perfecta Navidad para quienes toman posesión en el fin de la penosa y bélica étapa del presidente Zapatero, para los salientes enriquecidos con sus sueldos vitalicios y pensiones garantizadas. Es comprensible tanta alegría para unos y otros porque como buenos monárquicos van a vivir a cuerpo de rey. La gente que sufre necesidades y muere de pobreza les importa un bledo, brindarán con cava en sus cenas navideñas con sus familias sonrientes y satisfechos de ser un poco más millonarios.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com/

2 comentarios:

  1. Esta es la cara de la otra realidad, cada unovive ensimismado en la burbuja de la realidad que se fabrica en el "primer mundo", para ignarar y no ver la que ese estado de "alegria y fraternidad" genera en el mundo. Vivmo dormidos y lo mas triste es que no se quiera y no quieran que despertemos.... pero en algun momento el despertador sonara

    ResponderEliminar
  2. Amigo Miguel. El caso es que está realidad está a muy pocos km de nosotros y seguimos cegados. Se hace necesario contemplar el mundo desde otras ventanas, ser conscientes que cualquiera podríamos haber nacido sufriendo de hambre. La vida sigue siendo un conjunto de azares.

    Un fuerte abrazo y feliz entrada de año.

    ResponderEliminar