jueves, 3 de noviembre de 2011

La inminente guerra de Irán

"(...) ¡Yo soy la víctima! ¡No, yo soy la única víctima!. Ellos no replicaron: una víctima no mata a otra. Y en esta historia hay un asesino y una víctima. Eran niños, recogían la nieve de los cipreses de Cristo".

Mahmud Darwish - Cadáveres Anónimos

Una nueva invasión de un país soberano está en la agenda de las tropas imperiales. El gobierno sionista de Israel ha pedido a sus amigos del Pentágono una intervención conjunta con el Reino Unido sobre Irán. La excusa es clara y de nuevo nos vienen con la matraquilla de las inexistentes armas de destrucción masiva para masacrar a todo un pueblo y quedarse con su petróleo. Seguramente se sumarán otros al reparto del pastel como ya hicieron en Libia, la propia Alianza Terrorista OTAN y otros esbirros como los gobiernos de España, Francia, Alemania, Italia, Arabia Saudita, etc., ya afilan sus cuchillos de cortar carne inocente, para meternos de cabeza en otra nueva guerra injusta y de consecuencias imprevisibles para el conjunto de la humanidad.

Estos asesinos de niñ@s no tendrán problema en lanzar de nuevo sus aviones sobre población civil, en destruir las principales ciudades incluyendo hospitales, colegios, barrios enteros de gente humilde como ya hicieron en Irak, Afganistán o Libia, respaldados por los consorcios mediáticos con el objetivo de manipular las mentes emitiendo imágenes falsas para ocultar la sangre, criminalizando ante la opinión pública mundial al incomodo presidente iraní Mahmud Ahmadineyad, al igual que hicieron con Saddam Hussein o Muammar el Gaddafi, promoviendo su linchamiento, ahorcamiento o fusilamiento para regocijo de gran parte de los televidentes occidentales ávidos de sangre y violencia.

Esta dinámica de guerras genocidas se ha convertido en la tónica general del imperio y sus aliados, el todo vale se impone para seguir robando los recursos de cualquier país que se salga del guión establecido. Solo los estados enriquecidos pueden tener arsenal nuclear y armas destructivas, la hipocresía internacional se impone y la manipulación se convierte en arma de guerra siempre al servicio de Norteamérica y el sionismo más sanguinario.

Los gastos militares en países con tasas de desempleo elevadísimas como España en 2011 superan los 17.217 millones de euros, estando previsto en los próximos tres años una inyección de 1.250 millones más procedentes del Ministerio de Industria para reforzar el contingente en la guerra imperial de Afganistán, siendo una prioridad del gobierno del PSOE en gasto público, donde casi no ha habido recortes como en los ministerios de sanidad, educación, servicios sociales, la congelación de las pensiones o la ayuda oficial al desarrollo. Lo que se podría hacer con todo este dinero para paliar la enorme crisis de familias enteras con todos sus miembros sufriendo el desempleo, los desahucios de sus viviendas y los recortes vergonzosos promovidos por una clase política mayoritariamente entregada al neoliberalismo salvaje.

El futuro se adivina oscuro y nos esperan tiempos difíciles de guerras y miserias. La República Islámica de Irán será el punto de partida para en pocos años seguir la masacre en Corea del Norte. Países como la República Bolivariana de Venezuela se están armando hasta los dientes de forma lógica para evitar futuras invasiones o bombardeos criminales del imperio. La vorágine belicista nos invade y el grito del NO A LA GUERRA se hace más necesario que nunca en las calles y plazas del planeta, la movilización popular será la única alternativa para detener la barbarie. Educar para la paz y no para la sumisión a los dictados del sistema, para que no valga nunca la excusa de los ataques preventivos para evitar conflictos mayores. Esa es la gran mentira de los que viven de la guerra. La dignidad y el respeto humano deben estar por encima de los intereses y la codicia.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario