viernes, 7 de octubre de 2011

La entrañable transparencia

Desde este funesto 2011 donde las injusticias contra las que luchabas continúan y muchos pueblos son abrazados por el fuego del imperio, nos queda seguir en esta batalla que iniciaste como tantos otros seres anónimos que han entregado su vida por los demás. Seguramente te hubiera molestado mucho que tu foto se haya impreso en camisetas, que tu imagen se utilice por este sistema genocida para enriquecer a multinacionales, para que muchos revolucionarios baratos se llenen la boca hablando de tus hazañas sin haber luchado en su vida.

Son tantas cosas Ernesto que han pasado desde aquel 9 de octubre de 1967 en que manos asesinas te acribillaron a balazos en la escuelita de La Higuera. Ahora siguen muriendo diariamente más de 100.000 personas por hambre, mientras las grandes fortunas siguen embolsándose millones de dólares y euros manchados de sangre humilde. El imperialismo sigue invadiendo países para expoliar sus recursos, la banca nos esclaviza con la trampa de las hipotecas y los políticos fieles al capitalismo nos hablan de una crisis donde es necesario recortar derechos, congelar pensiones a las personas mayores, despedir y reformar para mejorar la economía de unos gobiernos corruptos.

Nunca me han gustado los mitos Che. Otras muchas personas sencillas y justas como tú han luchado hasta la muerte y nadie las conoce ¿Qué más da? Tú ya sabes que lo verdaderamente importante es sembrar y recoger semillas de lucha y esperanza. Los verdaderos revolucionarios solo entregan a manos llenas amor y combate, no esperan más, solo alcanzar un mundo mejor sin injusticias, sin cadenas, sin explotadores.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com/





1 comentario:

  1. La revolución está en marcha es imparable, una vez que ha arrancado nadie la va a parar. Tiene infinidad de caras y formas, van desde lo personal a lo colectivo, pero está ocurriendo ahora, en este momento, cada uno desde su individualidad y desde la colectividad. La lucha no se detuvo con la muerte del Che, ni se detendrá nunca, es por su naturaleza un proceso vital, que cada uno le toca y lo vive desde su perspectiva y sus circunstancias, pero no morirá....

    ResponderEliminar