martes, 11 de octubre de 2011

12 de octubre de sangre y miseria

Siguiendo el consejo sabio de “La mala reputación” de George Brassens, en la Fiesta Nacional del PPSOE “yo me quedo en la cama igual, ya que la música militar nunca me supo levantar”. Cuando preparan el gran desfile casposo de los milicos en Madrid a mi me viene la nausea o el asco de ver tantos uniformes de gala, tanques en la calle, aviones sobrevolando un cielo de octubre para celebrar el genocidio latinoamericano sobre millones de indígenas. Una conquista realizada a sangre y fuego sobre pueblos libres que soportaron uno de los mayores exterminios planificados de la historia de la humanidad, organizado desde una monarquía española sanguinaria en connivencia con los torturadores y asesinos inquisidores de la iglesia católica.

Nada que celebrar este miércoles 12 de octubre de 2011, nada que vitorear cuando pasen por las anchas avenidas esos miles de militares integrados en una alianza militar fascista que invade países para robarle sus recursos, que actúa a la voz de mando del imperio para saquear, asesinar, bombardear población civil para seguir esquilmando las riquezas de otros pueblos. Nada que aplaudir cuando la realeza y los políticos vendidos al capital se levanten solemnemente al paso de las banderas e insignias más siniestras, manchadas de sangre humilde. Sangre de pueblos enteros sometidos al yugo de la explotación, la miseria, el crimen y la violación de derechos.

Desde la alborada de la historia miramos hacia atrás y comprobamos que el genocidio americano se repite ahora en Libia, en Afganistán, en Irak, en tantas guerras diseñadas por las mentes criminales de unos psicópatas peligrosos que organizan la próxima invasión. Planifican desde lo despachos más lujosos de la banca el siguiente exterminio para seguir engordando sus riquezas sin límites, aplastando la dignidad y la memoria de millones de seres humanos, que mueren de hambre victimas de la opulencia y el despilfarro de un sistema creado para esclavizar a la mayoría de la humanidad.

Este día de la Fiesta Nacional de los que manipulan la historia habrá que hacer un ejercicio de reflexión sobre todo lo que está pasando, sobre lo que celebrarán en los banquetes millonarios pagados con nuestro dinero después del desfile militar. En el champán francés y el caviar que se beberán y comerán a nuestra costa henchidos de fervor patriótico, borrachos de codicia un año más en su patria de las maravillas, mientras millones sufren el desempleo y la miseria, familias enteras son desahuciadas de sus casas por una banca y una judicatura fría como los témpanos de hielo, sin principios morales ni sentimientos solidarios con las personas más desfavorecidas.

Un 12 de octubre de crisis capitalista, de sometimiento y represión económica sobre los pueblos de la tierra, donde la memoria de tantos/as mártires no será jamás sepultada, ella nos mantiene y nos hace vivir y seguir combatiendo después de 500 años de resistencia.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com/













No hay comentarios:

Publicar un comentario