martes, 20 de septiembre de 2011

Para Sole, camarada de luces y tormentas

Te fuiste casi sin nada tal como fue tu vida de lucha y flores nuevas camarada Sole. Luchaste hasta el final cuando tus ojos se cerraron y volviste a los inicios de la vida desde esta muerte prematura y leve. Me vienen a la mente los momentos del triunfo de la revolución en Nicaragua. !Como nos alegramos cuando los sandinistas entraron en Managua! Más tarde nos vimos en los Comités de Solidaridad y apoyo a este pueblo hermano con Juanse, Mai, Tere, Rogelio, la gente de Taller y los demás. Cuantas discusiones a la luz de aquellas esperanzas transformadoras, cuantos momentos de fervor revolucionario pasamos amiga sin que nunca nos alejáramos aunque casi no nos viéramos.

Anoche recibí la noticia de tu partida por correo electrónico. Un instrumento que desconocíamos en aquellos años 80 de maquinas de escribir y guitarras guerrilleras. Me quedé un poco paralizado, como abstraido, triste y me vino como un rayo tu recuerdo, toda esa fraternidad compartida mientras leíamos los poemas de Ernesto Cardenal, tanta ternura convertida en solidaridad con los pueblos oprimidos de la Madre Tierra.

Entrañable Sole. Ahora que te has ido para siempre quiero que sepas que aquí seguiremos resistiendo, pero ahora con tu recuerdo permanente en cada acción de lucha por un mundo mejor. Nicaragua sigue viva a pesar de tantos errores y la revolución bolivariana avanza imparable ya no solo en Venezuela, sino extendida desde el amor por Ecuador, Bolivia, Uruguay, Brasil y nuestra Cuba querida, aquella de las voces infinitas de Silvio Rodriguez buscando escafandras bajo la luna insurgente.

!Hasta la Victoria Siempre!

No hay comentarios:

Publicar un comentario