martes, 6 de septiembre de 2011

Anunciando el amanecer

La Tierra vista desde el espacio gira y gira sobre su eje mientras hace ese viaje temporal por el universo, se perciben los inmensos océanos, las cordilleras y los polos helados. Esta imagen ha causado emoción en las personas que han tenido la suerte de viajar fuera de la atmósfera y vislumbrar la inmensidad de nuestra madre, la fragilidad de este trozo de cosmos repleto de vida. Un planeta sometido a gravísimas agresiones por parte de la especie humana que ha logrado con su desmedida codicia extinguir a gran parte de los seres vivos, deforestando la masa arbórea, acabando con selvas enteras, contaminando los mares, los ríos y el aire para acabar con ecosistemas fundamentales para el equilibrio de la vida.

Seguramente cuando en nuestra avaricia destruyamos lo que queda de planeta los humanos también desaparecerán, pero la Tierra siempre será capaz de regenerarse y volver a equilibrarse. Ya lo ha hecho ante hecatombes planetarias que han extinguido gran parte de la vida como en la época de los dinosaurios, recuperándose y escribiendo en su piel nuevos capítulos de la historia universal.

Ahora el neoliberalismo salvaje nos inunda con su estrategia de enriquecimiento de las cuatro fortunas que mueven los hilos de la economía mundial, somos manipulados por los medios de comunicación que nos ocultan gran parte de la destrucción de la ecología planetaria, el sufrimiento de los pueblos indígenas que ven como las grandes transnacionales acaban con su universo, matan a los animales y envenenan las aguas limpias de los manantiales elementales para su existencia. Pueblos originarios destruidos, asesinados por madereras, caucheras, empresas farmacéuticas, buscadores de oro y diamantes, ante la pasividad y siniestra complicidad de la llamada “Comunidad Internacional”. Una cohorte de esbirros que se mueven en entidades como la Unión Europea o Naciones Unidas para hacerle el juego al imperio norteamericano y a los intereses de la banca y las transnacionales, creando guerras para apropiarse de los recursos soberanos de los pueblos como el petróleo robado de Libia o Irak, generando dictadores que primero son amigos y luego enemigos para acabar ahorcándolos. Capaces como va quedando demostrado de realizar auto atentados terroristas en su territorio diseñados por sus propios servicios de inteligencia para conseguir sucios intereses. Son los responsables directos de la destrucción del planeta Tierra y de la muerte por hambre y sed de millones de seres y humanos.

En el corto espacio de tiempo que se escriben estas líneas la Tierra prosigue su viaje por la inmensidad del universo, percibe su deterioro y a veces se manifiesta moviendo sus entrañas, creando grandes terremotos, tsunamis y otros fenómenos que demuestran la fragilidad de la especie humana, que somos hormiguitas con una existencia limitada en la faz del planeta, grandes simios que nos creemos la especie elegida, ignorantes de que la verdadera armonía no está en el poder del dinero, se oculta grácil en cualquier pantano, en la inmensidad de las montañas más altas, en el canto feliz de los pájaros anunciando el amanecer.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com/










2 comentarios:

  1. Compadre de grande quiero ser como una quinta parte de usted. Comparto su reflexión sobre nuestra madre la Tierra. Aquí si queremos que nuestros hijos tengan futuro no queda otra que luchar, luchar y luchar. Así que a coger el banot y a entrenar la pardelera y la burra contra esta banda de totorotas que nos gobiernan desde el mamoneo y la corrupción.

    Feliz dia del Pino y echeseme un pizco ron con un poco queso debajo esa higuera que plantó su abueno Juan Tejera Pérez "el comunista" hace más de 80 años.

    !Viva Canarias Libre y Socialista!

    Ahul

    ResponderEliminar
  2. Tifulkit t-tighri n tilelli amigo y camarada Juanillo. Nuestra revolución está muy cerca. Gracias hermano por su comentario y ese pizco ron será echado a su salud en ese lugar mágico y sagrado de nuestra infancia. Ron cubano por supuesto sin azucar de la gusanera.

    Salud

    ResponderEliminar