lunes, 4 de julio de 2011

Circos y maltrato animal

"Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales"

Mahatma Gandhi

El Colectivo Cultural Ecologista Atamarazayt, ha denunciado de nuevo públicamente el respaldo institucional y empresarial a los circos, donde tristemente se muestra en su “espectáculo” a distintas especies de animales que denotan un comportamiento antinatural, ofreciendo al público, en su mayoría infantil una idea tergiversada de lo que es la vida salvaje de estos seres inocentes.

No cabe duda de que cuando alguien asiste a un circo y disfruta del “espectáculo” de los animales pocas veces se pregunta: ¿cómo llegaron al circo?, ¿en qué condiciones descansan?, ¿cómo es su entrenamiento?, ¿cuál es su destino cuando ya no son “útiles”? Preguntas necesarias para conocer una realidad que desenmascara la idea equivocada de la bondad de los circos en el trato con los animales.

Son animales secuestrados de su medio natural. Padecen un entrenamiento forzoso y cruel donde se utilizan barras de hierro, látigos y pinchos, para lograr que el animal obedezca.

Si el animal no responde al entrenamiento, se apela al último y más cruel de los métodos: el hambre.

Viven en constante estado nómada, atados con cadenas a sus pequeñas jaulas.

Durante los viajes, es común que escasee el agua y los alimentos.

En las épocas de temporada baja de los circos, los animales se encuentran durante meses atados a sus jaulas.

La mayoría de los animales, producto del maltrato, muere dentro de los circos. También son vendidos para experimentos médicos no autorizados.

Los animales de circo viven encerrados en pequeñas jaulas dentro de tráilers de camiones, a menudo dentro de las mismas jaulas, se mantienen también encadenados, limitados para hacer ejercicio o expresar sus comportamientos naturales. Es frecuente observar a los elefantes balanceándose o los grandes felinos andando de un lado a otro de su jaula obsesivamente.

Animales fumando cigarrillos, montados en bicicletas y haciendo malabares en condiciones estresantes, de mucho ruido, reflectores y gente gritando. Son sometidos a un ridículo y humillación inaceptables. La frustración, el estrés y el aburrimiento que imponen estas condiciones de vida en los circos, pueden llevar a los animales a la neurosis, exhibiendo comportamientos estereotipados, repetitivos e incluso automutilación.

Cruel adiestramiento. Una expresión más de la maldad del ser humano.

Es por todos conocido el pánico que sienten los animales al fuego ¿cómo conseguir entonces que tigres y leones salten por aros en llamas? ¿cuánta violencia es necesaria para hacer pasar al rey de la selva por el aro?

Los métodos de entrenamiento utilizados implican someter al animal a un estado de miedo y sumisión a través de la privación de alimento y el castigo físico.

Durante el espectáculo, la simple visión de un látigo recuerda al animal las dolorosas palizas que ha recibido durante los entrenamientos en las patas, traseras y en la cabeza.

Se utilizan a menudo tablas electrificadas para entrenar a los animales, especialmente cuando deben levantarse. Cada vez que el domador da una orden, envía una descarga y el animal acabará actuando por miedo al dolor. Durante el espectáculo sin embargo no habrán tablas, pero los animales relacionarán un cierto gesto o palabra con la descarga y tendrán la misma reacción.

¿Qué podemos hacer?

Es importarse cuestionarse sobre el sufrimiento que representa para un animal el ser capturado y sacado de su hábitat natural para ser esclavizado en un circo durante toda su vida.

Haga conocer a sus hijos la importancia de preservar las especies y su hábitat.

Los niños no deberían presenciar estos actos crueles, ya que se crean la falsa idea de que humillar y maltratar a un animal es lo más normal.

Asista a circos que no trabajan con animales y ofrecen únicamente espectáculos de habilidad humana.

No asista a circos o lugares donde utilicen animales para sus presentaciones.

No se deje engañar por los medios de comunicación que promocionan este tipo de “espectáculos”.

No permita que personas inescrupulosas se lucren del sufrimiento de seres inocentes.

Boicot a los circos con animales.

Es absolutamente denigrante para los animales someterlos a estas aberraciones para llenar los bolsillos de empresarios circenses, resulta vergonzoso que instituciones públicas pagadas con los impuestos ciudadanos, den cobertura a este tipo de espectáculos degradantes y que falsean la realidad de la vida de los animales no humanos.

Desde Atamarazayt se hace un llamamiento a la ciudadanía y en especial a los padres, madres y educadores para que boicoteen los circos con animales, que no acudan ni participen de esta inmensa crueldad.

¡!NO AL MALTRATO ANIMAL!!

¡!LA TORTURA NO ES ARTE NI CULTURA!!

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com/





1 comentario:

  1. QUE RARO QUE NO SE DIGA NADA DE MUNDO MARINO EN SAN CLEMENTE DEL TUYU, O LAS BALLENAS DELFINES ETC ETC ETC ESTAN EN SU ESTADO NATURAL? COMO SE ADIESTRAN? COMO LOS TRAJERON? MAS QUE NUNCA, CONTRA LOS PECES GORDOS NO HAY QUE TIRARCE

    ResponderEliminar