miércoles, 27 de julio de 2011

Bestialidad humana

"Siempre que existan mataderos existirán campos de batalla".

L. Tolstoy

También son nación y vuelan por los cielos, nadan por la inmensidad y el misterio de los mares de la Tierra, recorren sabanas y se pierden entre árboles gigantescos en la profundidad de las selvas tropicales, esperan su turno en la granja-fabrica para ser asesinados y sufren de la falta de espacio, de las 24 horas de luz para que pongan más huevos mientras son devoradas por sus congéneres en un canibalismo inducido por el maltrato y la masificación. Sobreviven en los circos encadenados, encerrados de por vida en jaulas minúsculas para que los crueles domadores usen el látigo y otros artilugios concebidos para el dolor y el sufrimiento en sus pieles sensibles, esperan humillados en los laboratorios de experimentación a que el sanguinario científico de turno se decida a usar sus electrodos o abrirlos en canal para pruebas ridículas que no conducen a casi nada.

La especie humana está cavando su propia tumba mientras genera tanta amargura y muerte entre nuestros hermanos de planeta. Los animales siguen sufriendo la mayor de sus desgracias, la de verse indefensos ante la locura de unos grandes simios codiciosos que caminan en dos patas, cuya voracidad no tiene límites y no parará hasta haber arrasado por esta nave cósmica que nos acoge en igualdad con todos los seres que la habitan.

No cuesta tanto contribuir a un cambio necesario de mentalidad, solo consumiendo menos carne, por ejemplo un día a la semana estaremos haciendo mucho y evitando que las grandes multinacionales del consumo animal se sigan enriqueciendo con el sufrimiento de millones de animales, deforestando selvas como la amazónica donde ya el 70% de su superficie se ha convertido en zona de pastoreo o de producción de alimentos para animales. Boicotear todo espectáculo o producto que haya generado o genere maltrato animal, como los circos, ciertos medicamentos y cosméticos, exposiciones de seres vivos en centros comerciales, zoológicos, delfinarios, orcarios, etc. Informarnos y consultar antes de consumir, un pequeño esfuerzo con el que ayudaremos a millones de animales y contribuiremos a la construcción de un mundo mejor.

Debemos despertar o en poco tiempo no quedará nada, pequeñas acciones individuales pueden cambiar esta oscura realidad. Salvar la vida, respetar la Madre Tierra y ser capaces de vivir en armonía con todos los seres vivos, que también como los humanos tienen derecho a existir, a ser felices y seguir poblando todos los territorios y mares del planeta.





No hay comentarios:

Publicar un comentario