lunes, 6 de junio de 2011

Habitantes de la Tierra (y 2)

(...) Cuando el rey Lear le pregunto a Gloster: "¿Cómo ves el mundo?" Y Gloster, que era ciego, le respondió: "Lo veo con el sentimiento, lo veo con el sentimiento"…

William Shakespeare

La biosfera aguantará el gran destrozo de la especie humana y será capaz de renacer cuando todo haya acabado y hayamos desaparecido de la faz de la Madre Tierra. La Pachamama será agradecida y recuperará la vida de tantos seres extinguidos por la ambición de una raza que se siente elegida para hacer y deshacer sobre las vidas del resto de animales, condenándolos al sufrimiento y a la desaparición de todo su universo.

Somos tan poca cosa en el cosmos, casi granitos de arena, hormigas diminutas que navegamos entre sueños irreales de grandeza, de poder, pisoteando los derechos de nuestros hermanos de planeta para alcanzar las más altas cimas de la miseria como dijo un día un gran hombre del cine. Muchos poderosos enriquecidos a costa de la explotación y el robo de un patrimonio universal planifican nuevos negocios, nuevos destrozos de selvas tropicales para extraer su madera, su petróleo, sus diamantes destruyendo el hogar de infinidad de pueblos indígenas, haciendo desaparecer el entorno sagrado de millones de seres vivos.

En el inmenso océano de este “planeta agua” grandes multinacionales esquilman el hogar de las ballenas, de multitud de especies marinas que son víctimas de la sobrepesca y la contaminación industrial, acabando con la vida de seres inocentes que nunca han hecho daño al ser humano. Ricachones pescan en el sur de Gran Canaria al gigantesco pez espada solo por lucirlo colgado y ensangrentado unos minutos en una foto turística que sale publicada en los periódicos locales, los traficantes de animales marinos venden por millones de dólares orcas y delfines a los grandes emporios zoológicos de estas islas, todo para uso y disfrute de familias ávidas de contemplar el sufrimiento de seres maravillosos encerrados en peceras, maltratados por adiestradores sin escrúpulos, condenados a malvivir hasta la muerte en el agua clorada de un habitáculo minúsculo y reducido para seres acostumbrados a recorrer diariamente cientos de kilómetros.

Esta es la herencia que estamos dejando a las futuras generaciones que un día verán con tristeza todo lo que hicimos con el resto de habitantes de esta nave cósmica de la que somos parte, contemplarán estupefactos la masacre animal en los laboratorios de experimentación, las granjas-fabrica, los mataderos, los espectáculos con animales en circos, corridas de toros y otros ejemplos aberrantes de sufrimiento y tortura animal.

Se hace necesario avanzar hacia una nueva conciencia de respeto y convivencia con todos los seres vivos de la Tierra, esta será la única salida para la especie humana y si no somos capaces de entender este mensaje estaremos abocados a nuestra desaparición, el resto de animales también son terrícolas y tienen el mismo derecho a estar aquí que nosotros.

Te recomiendo este documental de Shaun Monson que puedes ver On line, no te lo pierdas porque de seguro removerá algo dentro de ti.

http://ver-documentales.net/earthlings-terrestres/

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com/



No hay comentarios:

Publicar un comentario