lunes, 27 de septiembre de 2010

Una huelga contra el capitalismo

"Nos mean encima y los periódicos dicen que llueve"

Eduardo Galeano (pintada en una calle de Buenos Aires)

A pocas horas de una huelga general contra la carroña de un sistema neoliberal que machaca los derechos de la clase trabajadora, podemos contemplar como los medios de comunicación fieles al sistema imperante manipulan y engañan a la población.

Ahora le toca el turno a Venezuela una vez más a pesar de la contundente victoria de la izquierda revolucionaria. El presidente legítimo, Hugo Chávez, sigue siendo la bestia negra de los tertulianos de este fascismo disfrazado de democracia bananera, acusándolo de dictador, de marxista, pero reconociendo a su pesar que ha disminuido en un 50% la pobreza en este hermoso país del continente hermano, que las ganancias del petróleo se invierten en educación, en sanidad, en iniciativas sociales para acabar con las desigualdades instauradas históricamente por gobernantes corruptos, siempre respaldados por el águila imperial de los gringos.

Esta tropa mediática no descansa y sigue atacando a diestro y siniestro a los que no entran por el aro del capital, los que etiquetados como “eje del mal” por un criminal de guerra llamado, George W. Bush, no agachan la cabeza ante los dictados siniestros y hitlerianos del imperialismo. Países como Cuba, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, El Salvador, Irán, Corea del Norte y otros no dejan de estar en el punto de mira de esta ridícula brigada de periodistas al servicio del poder establecido, llenando sus páginas de mentiras premeditadas que salen de despachos de corporaciones y de los alegatos de una tropa política al servicio de las fortunas más ricas de la Tierra.

Mientras en Colombia siguen matando a miles de sindicalistas y defensores de los derechos humanos, en México los escuadrones arrasan por las comunidades indígenas, violan a sus mujeres, secuestran a sus niños y orquestan un genocidio al mejor estilo de Israel con el pueblo palestino. Pero claro eso son países “democráticos”, aliados del imperio y por eso nadie los crítica, nadie los condena, solo disfrazan el genocidio atacando a las guerrillas, ridiculizándolas y acusándolas de vínculos con el narcotráfico. La mejor estrategia, combatir la verdad con mentiras y siendo cómplices directos de los mayores asesinos de la historia de este planeta.

Hitler el genocida, es un bebecito inocente al lado de quienes manejan el cotarro de la banca, de las grandes corporaciones, los que matan de hambre a millones de seres humanos, aquellos que destruyen la naturaleza y ensucian el aire que respiramos, los que con su codicia están dispuestos a todo para llenar sus sucias barrigas y cuentas bancarias, capaces de atentar contra su propio pueblo para justificar su rapiña.

Hay mil motivos para apoyar esta HUELGA GENERAL, infinidad de razones para salir a la calle y decir ¡BASTA YA!, demostrar la fuerza del pueblo ante la aberración de los que viven del cuento y la mentira. Hagamos realidad este sueño de fraternidad y echemos abajo esta reforma laboral, que vean peligrar sus trajes de alta costura, sus perfumes, cochazos y vicios caros con la movilización de millones de trabajadores y trabajadoras en todas las calles del estado.

La lucha sigue implacable y esta huelga también debe ser contra el peor y más depredador sistema político de la historia de la humanidad.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com/

7 comentarios:

  1. Suscribo tu entrada, pero no olvides que nuestra clase sindicalista se arrimó al navío del capitalismo volviendolos comodos y conformistas, aquí no vale, nunca es tarde si la dicha es buena...menos en una comunidad económica europea que tiene el poder de Goliat.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo Lola. Espero que ahora rectifiquen su política y dejen de vivir del cuento a costa de la clase trabajadora. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Justificaciones de la “clase obrera” para no ir a la huelga y para esconder su pasividad:
    -Los sindicatos tendrían que haberse movido antes. Ahora ya es muy tarde.
    -No va a servir de nada. La reforma laboral seguirá su rumbo y no se rectificará.
    -No puedo hacer huelga porque necesito ese dinero para poder vivir.
    Etc. etc.
    Los sindicatos no son los que se han vuelto cómodos (ya sabemos que forman parte del sistema), somos nosotr@s. Pero es muy fácil recurrir al otro para justificar nuestra inoperancia y nuestra pasividad.
    Lo mejor es quedarse de brazos cruzados, eso sí, cuando se tercia utilizamos frases del Che Guevara para demostrar que somos los más luchadores del mundo y los más solidarios. Pero la solidaridad y la lucha no se demuestra hablando, se practica en la calle codo a codo y sin excusas.
    Muchos han cambiado las camisetas de marcas americanas por las que llevan la cara del Che. Parece que vende…¡Qué buenos y solidarios somos, coño! Me emociono y todo.
    ¡Qué grande es estar en casa apoltronados en el sofá, mientras nos dan cómodamente por el c… con las pantuflas puestas.
    A pesar de los esfuerzos de los “miedos” de comunicación por demostrar que en esta huelga sólo han ido los sindicatos, los terribles opresores y delincuentes piquetes y los mal llamados vándalos anarquistas (de anarquistas nada) acompañados por fotógrafos (ambos pagados por ya sabemos quiénes), que estaban "in situ" para sacar las instantáneas...sabemos que las calles estaban llenas de familias enteras ajenas a sindicatos, que reclamaban justicia y derechos. Pero esa gran foto no le interesa ni al sistema ni a los propios trabajadores que no hicieron huelga. Esa es la gran verdad….
    La justificación de que el dinero que “perdemos” ese día es vital para nosotr@s es un insulto para aquellos que lucharon y murieron para que, precisamente ahora, podamos tener los derechos laborales que tenemos y vamos a perder. Lo que pasa es que veían más necesario hacer ese gran esfuerzo económico saliendo a la calle, luchando y exponiendo su vida, que la gente de ahora que prefiere no perderlo y gastárselo en la nueva colección de otoño….
    Todo requiere un esfuerzo y un sacrificio. Pero es mucho más fácil decir que los sindicatos son una pandilla de sinvergüenzas y que el gobierno de ZP no va a rectificar a pesar de la huelga que ser consecuente y manifestarse, dar la cara, ¡plantar cara!
    Y sobre la comunidad económica europea que hace años se llama CE porque al parecer, incorporaron derechos sociales (jajajaja..¡me parto!)….visto lo visto tendrían (y tienen) que llamarla CF (comunidad fascista) ya que el pueblo les importa un carajo. Claro, como los gitanos son los que nos roban, ¿verdad? NO. La verdadera lacra es otra. El verdadero enemigo no vive en chabolas. Quienes nos roban son los que precisamente se están ahora carcajeando de nosotr@s, manejándonos a través de los mass media y viviendo en el más absoluto lujo a costa de ahogarnos cada día un poco más (y nosotr@s distraídos con la Pantoja, ¡mecagüentó!).
    Sigamos viviendo de rodillas que así nos luce el pelo. Tenemos lo que nos merecemos.
    Ah! Y si seguimos viviendo de rodillas, dejemos de evocar el discurso del Che. No prostituyamos sus palabras y la lucha para intentar demostrar que somos unos grandes luchadores, enfundados con la batita de casa y dirigiendo el mando a distáncia con esos mil canales de televisión a nuestra disposición.
    Pero estamos a tiempo…todavía. Seamos valientes. Dejémonos de justificaciones y pasemos tod@s a la acción. No hay excusa.

    Gracias Francisco por el escrito y perdona que me haya extendido en mi comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena reflexión Marta, comparto tu opinión. Como dijo Silvio, "que fácil es agitar un pañuelo a la tropa solar del manifiesto marxista y la historia del hambre". Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  5. Un articulo muy bueno Francisco.Muchas gracias.Felicitaciones.Comparto al 100% lo que expresás.Todos unidos luchando contra el capitalismo.
    Marta muchas gracias por tu comentario critico. Diste en el clavo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Sol. La verdad que vivimos tiempos terribles donde la banca y el capital pretenden esclavizarnos de por vida, siendo capaces de recurrir a lo que sea para seguir pisoteando los derechos de la clase trabajadora. Un abrazo fraterno.

    ResponderEliminar
  7. Si Francisco.Por eso los trabajadores tenemos que hacer como dice muy acertadamente Marta, ser menos hipocritas, comodos y egoistas y ser mas consecuentes.Hablar pero mejor actuar.Unirnos todos por el bien comunitario y no mirar hacia el otro lado tiene razon. Ya sabemos quienes nos oprimen ahora demos un paso hacia adelante.No hay excusa es cierto.

    ResponderEliminar