sábado, 20 de junio de 2009

A LOS QUE AMAN Y LUCHAN

“… no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”. (de El principito, de Antonio de Saint-Exupéry).

Tantos años en la lucha por un mundo más justo te hacen ver la vida desde muchas perspectivas, la razón de la locura se convierte casi siempre en la excusa perfecta para que surja una nueva esperanza, nuevos motivos para seguir en la brecha del pueblo, en esa marcha gigante por la dignidad, por la paz, por la ecología, contra el hambre, contra las desigualdades, contra el racismo, contra toda injusticia en cualquier parte del mundo.

Mientras luchamos contribuimos a que muchos granitos de arena de distintas partes de la madre tierra formen inevitablemente una gran montaña de luz, de esperanza y casi siempre de ternura solidaria, de amor por toda forma de vida que viaje con la especie humana en esta nave cósmica que llamamos Tierra. Por eso los que luchamos solo por cambiar el mundo no tenemos intereses personales, económicos, ni utilizamos nuestra pertenencia a cualquier organización para beneficiarnos a costa de los oprimidos y oprimidas.

La coherencia se convierte en la línea marcada de un proyecto de vida, en una militancia de los sueños más enraizados en la memoria colectiva de la clase trabajadora, construida a base de años de explotación, represión y muerte. Por todo ello y por mucho más, no tenemos apego a ningún cargo ni puesto que nos designe este proceso vital y revolucionario por otro mundo mejor posible, ni nos aferramos, sino que estamos dispuestos en todo momento a tomar por otra quebrada de lucha si en la que estamos se torciera, si se convirtiera en un terreno de indignidad y mentiras para con los más desfavorecidos.

Es una inmensa tranquilidad no deberle nada a nadie, no tener las manos manchadas de dinero negro y egoísmo, de favores a cambio de prebendas, no habernos vendido nunca a nadie ni a nada, mantener siempre la máxima fidelidad a las ideas que nos hacen avanzar hacia la revolución del amor y las estrellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario