jueves, 30 de octubre de 2014

Crónica de la España más corrupta de su historia: Paga el pueblo con hambre y sufrimiento

El vergonzoso gesto del presidente del gobierno, Mariano Rajoy, junto a la ultraderechista y jefa del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, de no dimitir de forma inmediata, pidiendo perdón al pueblo español, por toda la gentuza que roba y saquea el estado desde su partido, viene a mostrar la imagen más corrupta de la marca España, las miles de tropelías delictivas, que ladrones con nombres y apellidos de miembros, de la ya conocida popularmente como “mafia franquista”, han llevado a cabo durante años, desde los tiempos de la transición democrática, que el genocida dictador, Francisco Franco, dejó atada y bien atada, por supuesto para que sus herederos siguieran robando a manos llenas como hacen ahora, como han hecho siempre, desde que juraron sus cargos, desde que comenzaron a construir una pos dictadura que aún llega a nuestros días, con todo tipo de escándalos de corrupción política, privatizaciones, estafas, saqueos, abusos de poder y otros actos, más propios de la mafia del crimen, que de un supuesto estado de derecho.

Solo la punta del iceberg es la que vamos conociendo, cada vez que un juez sin carné del partido gobernante encarcela a esta gentuza, arriesgándose a una inhabilitación, a una expulsión de la carrera judicial, como ya hicieron con los jueces Garzón y Silva, con el claro objetivo de seguir impunes, que nadie los juzgue, para continuar robando,  desvalijando el patrimonio público, servicios esenciales como la sanidad y la educación, que tantos años de luchas y muertes nos ha costado construir.

Apenas un 0,0001% de todo lo que se roba en cada administración pública española día por día, es lo que ahora vemos en los medios de comunicación, solo una minucia sale a la luz de todo lo que malversan, de todo lo que sustraen y han sustraído en los últimos cuarenta años desde sus poltronas políticas.

La ciudadanía nos es consciente de la magnitud de una tremenda estafa política, del desfalco cometido al amparo de una Carta Magna diseñada a la medida de todo tipo de cuatreros, de cómo han acabado con lo que podía haber sido una democracia del pueblo para el pueblo, convirtiéndola en un espacio para el crimen y el delito, donde una banda organizada de chorizos de estado se enriquecen, se lucran y se hacen multimillonarios generando hambre infantil, empobrecimiento generalizado, violentos desahucios policiales de familias enteras de sus viviendas, desempleo, suicidios masivos por razones económicas, desesperación, sufrimiento, el inmenso dolor de millones de familias de cada rincón del estado.

Es triste comprobar y enterarte de casos de personas que trabajan jornadas laborales de hasta catorce horas por solo 20 euros, como el caso de un amigo, que cuando le pregunté porque había aceptado ese trabajo en condiciones de semiesclavitud, me contestó, que con ese dinero podía comprar unos cuantos panes y jamón cocido, con los que alimentar durante unos días a sus tres niños que están pasando hambre.

Este pequeño ejemplo ilustra la realidad social y laboral de un país devastado, destruido por bandas de malhechores encorbatados, que no se inmutan ante millones de niños y niñas en situación de desnutrición y exclusión social, que les importa una mierda que la gente se muera en los pasillos de los hospitales, por haberle vendido la sanidad pública a empresas de "la cosa nostra", las que les suministran los sobres y maletines repletos de billetes usados de quinientos euros.

Es la hora de salir a las calles en una Huelga General indefinida, aunque los sindicatos del régimen y la izquierda conformista, cortesana y también corrupta no quieran.

La única salida es una revolución del hartazgo y la esperanza que barra del mapa a estos mafiosos. No queda otra que destruir un sistema criminal o acabarán con nosotros/as en pocos años. Comenzar desde cero reconstruyendo la utopía, la fragancia pura y libre de la libertad verdadera.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

miércoles, 22 de octubre de 2014

¡El Corredera sigue vivo! Navega en la simiente pura y luchadora de los pueblos (*)

Hoy en día ni siquiera los partidos de lo que algunos siguen llamando "izquierda" valoran la figura de Juan García “El Corredera”, tampoco apoyan que se exhumen fosas comunes donde hay enterrados huesos de antifascistas asesinados/as, se nutren de la apatía, del miedo generado por un régimen corrupto, pisotean los derechos de las familias de las víctimas del franquismo con su silencio cómplice, encubridor de un genocidio, que solo en Canarias, se llevó por delante a más de cuatro mil personas.

Juan El Nuestro, inundó los montes y barrancos de nuestra tierra de dignidad y coraje, su único delito: luchar contra el fascismo. El mismo que ahora sustenta un gobierno degenerado que saquea el patrimonio público, privatiza servicios esenciales como la sanidad o la educación regalados a mafiosos que pagan en sobres, que financian elecciones de candidatos delincuentes, recortando, destruyendo derechos universales, matando de hambre a su propio pueblo, desahuciando familias de sus casas a palos y patadas de los esbirros policiales, induciendo suicidios por razones económicas, más de cinco mil en solo dos años, condenando a millones de ciudadanos/as a sobrevivir sin ingresos, mientras ellos y sus sicarios de la banca se llenan los bolsillos con tarjetas negras, robos, tramas y pelotazos.

Solo el Partido Comunista del Pueblo Canario y sus Colectivos de Jóvenes salen a la calle, recorren los lugares comunes de Juan, aquellos donde vivió, amó y luchó hasta el final. Nadie más en Canarias enarbola la bandera roja de la memoria, la verdad, la justicia y la reparación, dejando tiradas a las familias, a quienes hemos sufrido de forma directa el terror, el asesinato, la tortura y la muerte.

Alegan algunos miembros de la socialdemocracia disfrazada de discurso progresista, con eslóganes rimbombantes y dinámicas asamblearias altamente manipuladas, “que no es conveniente respaldar la lucha por la memoria histórica porque quita votos”, en un gesto despreciable y vergonzoso, que contribuye a colaborar abiertamente con el holocausto franquista en esta tierra, seguir ocultando el crimen de estado premeditado, respaldado por una oligarquía canaria corrupta, con las manos manchadas de sangre, cuyos sanguinarios apellidos resuenan en los partidos políticos del régimen del saqueo.

Estos mismos mafiosos son los que asesinaron a Juan García “El Corredera”, en Las Palmas de Gran Canaria, el 19 de octubre de 1.959 a garrote vil. Ahora los hijos y nietos de estos criminales de lesa humanidad ostentan cargos de importancia en los distintos estamentos de un estado español destructor de derechos humanos elementales, en constructoras millonarias, en empresas que donan millones a políticos ladrones a cambio de prebendas y favores.

Siguen defendiendo sus siniestros intereses, basados en seguir explotando y matando de hambre a la clase trabajadora canaria y española, tal como ya hicieron en los años de la anterior dictadura, en esos días tristes, cuando miles de personas se movilizaron en las calles de una ciudad oscura, repleta de policías fascistas, para evitar una ejecución anunciada.

Juan y otros/as muchos/as nos han mostrado el camino más revolucionario, miles de mujeres y hombres que dieron todo, que sin recursos, sin dinero, sin armas resistieron y lucharon hasta el final por la gente oprimida, empobrecida, destruida. En contra de una banda de energúmenos psicópatas, que ahora disfrazados de “demócratas de toda la vida” siguen robando, asesinando, masacrando el presente y el futuro de nuestro pueblo.

¡Honor y gloria a los/as caídos/as por la democracia y la libertad!

(*) Artículo escrito para su lectura en el acto homenaje a “El Corredera” el 24 de octubre de 2014 en la Plaza de San Gregorio de Telde (Gran Canaria), organizado por el PCPC-CJC.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

lunes, 20 de octubre de 2014

30.000 personas asesinadas en Argentina con el apoyo económico del régimen borbónico español

Ver al “campechano” Borbón más conocido como el sin escrúpulos, “mataelefantes”, junto al criminal de lesa humanidad argentino, Videla, da verdadero repelús. Los asesinos franquistas que lo colocaron al frente de un nuevo régimen cleptocrático que no supo cerrar heridas, que manchó de sangre republicana cada papel firmado, cada decreto, cada nueva ley inundada de dolor ciudadano, de torturas brutales, asesinatos, desapariciones, robo de niños, fusilamientos, muertes al garrote vil, fosas, cunetas, repletas de huesos inocentes y otras masacres que han dado forma a lo que ahora llaman con media sonrisa “democracia”.

Un espacio para el robo premeditado, la corrupción política generalizada, la represión sistematizada, el hambre infantil, los desahucios de familias enteras a palos y patadas de los esbirros policiales, los suicidios inducidos por el estado, más de cuatro mil en menos de dos años por razones económicas.

Analizar los archivos secretos, ahora desvelados, que muestran al prócer presidente Suárez dando millones, junto al banquero Botín y el rey Juan Carlos a la mafia criminal argentina, a generales delincuentes, que metían ratas en las vaginas de las mujeres torturadas, que astillaban los dedos de los activistas de la izquierda detenidos, les introducían las cabezas en agua y mierda con una bolsa de plástico que los asfixiaba hasta que cantaban o morían, les daban picana (corriente eléctrica en los genitales), prácticas habituales de tortura que se hacían y se hacen por las policías más corruptas del planeta, los uniformados cobardes más psicópatas de la historia de la humanidad.

El exterminio indiscriminado de seres humanos parece que gustaba a quienes financiaron esta brutal dictadura, no tuvieron bastante con el medio de millón de antifascistas asesinados en España, querían más, y por eso pagaron a los corruptos generales del país del tango, ejerciendo descaradamente el terrorismo de estado a costa del dinero de nuestros impuestos, financiando el terror, el genocidio, las desapariciones masivas de militantes de la libertad y la verdadera democracia, el vuelo de aviones tirando, después de drogarlos, a miles de seres humanos inocentes al Río de La Plata, las violaciones de chicas jóvenes detenidas, las aberraciones más vergonzosas después del holocausto nazi.

Estas prácticas abominables fueron financiadas por banqueros, empresarios y dinero del presupuesto del régimen español, pagando sueldos de torturadores y verdugos en España y Argentina. Ese rey “bonachón” con escurridiza y corrupta amante alemana también tiene las manos manchadas, enrojecidas de un liquido que no se podrá limpiar jamás, impregnadas del sufrimiento de miles de personas asesinadas.

Todos los que suscribieron la llamada “transición española” fueron cómplices directos sin lugar a dudas de este genocidio execrable, de las muertes de miles de personas en este país andino arrasado, asesinado, masacrado por oscuros asesinos, patibularias bestias formadas en comisarías y cuarteles españoles por lo peor de un ejército y una policía fascista.

Los asesinos generales en mayo del 76 necesitaban más dinero, se habían gastado casi todo el presupuesto asesinando a miles de personas, la Madre Patria, el gobierno del franquista Suárez, el rey Borbón y varios banqueros delincuentes le solucionaron el problema económico con una inyección millonaria, se trataba de seguir matando y España, su gobierno, su monarquía, dieron la alternativa, cual torero siniestro de cruz gamada, yugos y flechas al amparo del terror y de la muerte.

El programa de cooperación económica entre los dos países supuso una aportación española de 890 millones de dólares a la dictadura argentina desde el Banco Exterior de Crédito. Un acuerdo celebrado a lo grande que contó con el silencio cómplice de partidos como el PSOE de Felipe González o el PCE de Santiago Carrillo, callados como putos, ante lo que suponía la clara financiación de un genocidio premeditado, que asesinó a más de 30.000 activistas de la izquierda argentina.

En esos tres días de negociación en Madrid entre el ministro argentino y la mafia franquista española, entre el 1 y el 3 de diciembre, desaparecieron más de 100 personas, entre ellos varios españoles que vivían en Buenos Aires. Unas muertes conocidas por todos los partidos políticos fieles al nuevo régimen borbónico, guardando un silencio terrorífico ante el asesinato impune desde partidos como la UCD, Alianza Popular, PCE, PSOE, buenos conocedores de estos asesinatos sin denunciar ni intervenir, dejando hacer al terrorismo de estado, como hicieron años después con otras muertes, nuevos crímenes planificados desde ministerios y palacios presidenciales en su propio país.

La Madre Patria volvió a ayudar a sus esbirros más criminales sembrando de muerte el país de Atahualpa, una continuidad del genocidio franquista en la Argentina, datos desvelados que no cuentan en 2014 con la denuncia de la supuesta izquierda cortesana y palanganera española, ahora bien ocupada en una nueva campaña electoral, entretenida en seguir ocultando una verdad más que evidente, algo incomoda, que huele a sangre y asesinatos masivos.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

lunes, 13 de octubre de 2014

Una España de Tarjetas negras, corrupción política y genocidio social

Cuesta escribir ante tanto robo premeditado de la mafia de los sobres en el estado español. El saqueo generalizado del patrimonio público se gasta en tarjetas negras de crédito por corruptos banqueros y políticos, personajes que hasta hace escasos meses eran “honorables”, “honrados”, “apreciados” próceres de la marca España, que ahora al descubrirse el pastel nauseabundo, se han convertido en quinquis en toda regla, delincuentes con cochazo oficial, trajes caros y mansiones de lujo.

Si se mira el listado de actos delictivos de estos sinvergüenzas se comprueba cómo no se cortaron en gastarse millones en prostitución, discotecas, saraos varios, joyas, oro, viajes, safaris para asesinar animales y saciar sus ansias de sangre humana, junto a un largo etcétera de atrocidades que avergüenzan a millones de ciudadanos/as que no llegamos a fin de mes, que vemos sufrir a nuestros seres queridos sin trabajo, sin pan, sin futuro.

España está podrida, no cabe la menor duda y los culpables gobiernan o parasitan en la oposición, esperando a que les llegue el momento para seguir robando, destruyendo el futuro de millones de personas, habitantes de un país naufragado, en manos de gentuza, de criminales de guante blanco que roban a manos llenas y destruyen la sanidad pública, la educación, los servicios sociales y todo aquello de lo que no puedan robar a manos llenas.

Las tarjetas negras no son más que la punta de iceberg de un modus operandi normalizado, frecuente, habitual, cotidiano, de gran parte de la casta política. El olor nauseabundo no es solo de ahora que hemos tenido la suerte de conocer estos datos, ha sido siempre, durante la dictadura franquista y después del engaño de la llamada transición, la perfecta estrategia para seguir desvalijando el presupuesto del estado.

Lo más fuerte es que mientras escribo estas líneas, mientras vemos los telediarios con las caras sonrientes de estos ladrones protegidos e impunes se sigue robando, no lo sabemos, ignoramos donde, pero se roba, se malversa, se prevarica, se abusa del poder, a costa siempre de dolor de nuestra gente, de millones de familias sin ingresos, de tres millones de niños/as en situación de hambre y empobrecimiento extremo, de cuatro mil personas que se han suicidado por razones económicas en los dos últimos años, de seis millones de desempleos, de seiscientas familias que son desahuciadas cada día de sus viviendas por la mafia y sus esbirros.

Resulta lamentable comprobar la inmundicia que han generado en tan pocos años con la excusa de los ajustes del puto déficit, de seguir las directrices de entidades mafiosas como la Unión Europea, el BCH, el FMI y otras organizaciones del crimen, creadas para arruinar la vida de los pueblos, para enriquecer cuentas corrientes de psicópatas capaces de asesinar a quien sea para mantener a salvo su botín.

Ya lo hacen cada día con su reformas y recortes, nos asesinan, practican el terrorismo de estado, destruyen el futuro de nuestros/as hijos/as, preparan su futura sociedad esclavista, donde poder seguir robando sin que nadie los cuestione, los juzgue, los encarcele.

Su impunidad supone nuestra muerte, el sufrimiento de millones de trabajadores/as de todo el sur de Europa, víctimas de esta masacre humanitaria organizada por una banda patibularia de timadores profesionales, estafadores al servicio de la delincuencia financiera internacional.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

sábado, 4 de octubre de 2014

El octubre del guerrillero heroico, donde el amor fue un grito escondido

No imaginabas Ernesto, cuando cruzabas a nado aquella noche de tu cumpleaños el río Amazonas, celebrando en esa fecha tan especial la solidaridad con los desheredados de la tierra, avanzando lento y casi asfixiado por tu asma hacia la leprosería de San Pablo.

No esperabas camarada que la crudeza de los años te llevará en volandas en ese viaje convulso, repleto de años duros, necesidades, carencias, alegrías inmensas, entre bombas y metralla, fusiles liberadores en la alborada de las selvas que recorriste, que sentiste en lo más profundo de tu corazón rebelde.

Luego todo pasó tan rápido, te viste en El Gramma junto a Raúl, Fidel, Camilo y el resto de compañeros, viajando hacia la selva de colores, hacia una revolución que ha hecho estremecer los cimientos de la historia.

Más tarde fue El Congo, Bolivia, la espera insaciable de los años en la escuelita de La Higuera, donde te llevaron tras herirte y apresarte en la Quebrada del Yuro el 8 de octubre de 1.967. 

Esa noche te pusieron a tus compañeros muertos al lado, los contemplaste y recordaste cada instante, algunos habían estado contigo en la Sierra Maestra, pero ahora yacían en aquel humilde recinto educativo.

No dormiste, los miraste, viste sus caras serenas, pensaste en todo lo que habías vivido, en las tremendas injusticias que observaste en tu inmenso viaje por Latinoamérica junto tu amigo Alberto Granados, una odisea que forjo tu conciencia y la hizo invencible.

Al amanecer del 9 de octubre entraron a matarte, no dudaste en mirar a los ojos de tu asesino en el momento que te disparaba, aquel sicario de la CIA, de ese imperialismo contra el que luchaste hasta el final, hasta la victoria o la muerte, por los pueblos de la tierra, por su liberación armada y amada en cada gesto de ternura eterna, amor revolucionario, ese que corta los años en pedacitos para convertirlos en instantes de claridad.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

jueves, 2 de octubre de 2014

"Ni de derechas ni de izquierdas": Ganemos, Podemos, el disputado voto de la rapiña

Los ultraderechistas que encabezaron la antigua UCD del franquista ex presidente, Adolfo Suárez, usaron la misma estrategia que ahora pregonan las fuerzas políticas “Ganemos” y  “Podemos”: “NO SOMOS NI DE DERECHAS NI DE IZQUIERDAS”. Un eslogan que trae recuerdos negros de falangistas y otros nazis como Primo de Rivera, Hitler y hasta el mismo criminal de lesa humanidad, General Francisco Franco.

Evidentemente estas fuerzas políticas, aunque lo puedan parecer en su triste indefinición, no son fachas, dentro hay gente que se considera de izquierdas y en algunos momentos actúan como tales, pero esta vergonzosa estrategia para captar votos ruboriza a cualquiera que tenga dignidad, algo de inteligencia, conciencia de clase y dos dedos de frente.

Esa ocultación premeditada de las antiguas ideas revolucionarias que ya hizo el traidor Santiago Carrillo, a la vera de otros miembros del eurocomunista PCE, tapando una ideología ante los votantes para evitar el miedo al rojo, a las hoces y martillos, al verdadero discurso defensor de los sectores más empobrecidos de la sociedad.

Ahora desde Pablo Iglesias a Monedero, Alberto Garzón o el portavoz de Ganemos en Madrid, Guillermo Zapata, junto a otros personajes de la estética “topeguay” de barbita rasurada y coleta, es habitual desmarcarse de la izquierda, hablar de “ciudadanía” de “asambleísmo”, pero sin enunciación, sin identidad política y mucho menos ideológica.

Un tertuliano discurso fácil, siempre y cuando haya cámaras, en ese lóbrego glamur de las televisiones del corrupto régimen, donde constantemente se manipula al pueblo, se le miente, criminalizando a quienes luchan de verdad por la gente oprimida del planeta, un espacio televisivo neo franquista que condena a quienes se salen del plato de los ladrones encorbatados, a Venezuela, Cuba, Siria, Palestina…, a todo país o persona que no entre por el aro del fascista imperialismo norteamericano, del BCH, del FMI, de la corrupta Unión Europea o de la Alianza Terrorista OTAN.

¿Qué coño problema hay en definirse claramente como izquierda? ¿Por qué mienten a la ciudadanía con falsos discursos que lo único que persiguen es la captación de los votos del miedo? ¿Por qué no dicen claramente que objetivos persiguen? ¿O es que acaso solo se buscan cargos públicos y alcanzar altas cotas de poder?

He comprobado al ser familiar de víctimas del franquismo como desde Ganemos o Podemos en Canarias, se nos ha ninguneado con la exhumación de las fosas comunes, llegando a la conclusión, tras muchas decepciones, una detrás de otra, que desde la dirigencia de estas organizaciones se teme apoyar estas justas causas para no perder votos, para evitar enfadar a ese sector de la derecha, que desde sus obtusas y ansiosas mentes, piensan que les votarán en futuras elecciones.

¿Cómo se puede vender por un plato de “lentejas a la urna” a quienes les segaron sus vidas luchando por la libertad y la verdadera democracia? ¿Ningunear a las familias de las víctimas del franquismo por un trozo de poder corrupto?

Queda claro que este juego macabro de no ser “ni de derechas ni de izquierdas” atesora otros siniestros intereses, pillar buenos cachos de poder, cuatro añitos de jugosos sueldazos, prebendas, favores y relaciones para esa futura puertita giratoria, esa que ahora tanto critican cuando hablan de “castas”, cuando ya están actuando como castosos, interesados y sinvergüenzas al servicio de un estado que mata de hambre a su pueblo.

¿A quienes pretenden engañar? ¿A cualquier obrero/a consciente desde luego que no? Somos muchos/as quienes sufrimos la miseria y el dolor de haberlo perdido casi todo, derechos humanos universales a manos de una rapiña mafiosa que viaja en coche oficial, que saquea y roba el patrimonio público.

¿Acaso son ustedes más de lo mismo?

Tengan un gesto de verdadera coherencia y déjense de sandeces, respalden de verdad a las personas empobrecidas, a colectivos de víctimas del franquismo, a quienes sufren el dolor de no tener nada, los/as que sobreviven sin trabajo, esos tres millones de niños/as que pasan hambre, aquellos/as que se suicidan cada día por razones económicas, quienes no tienen trabajo, las cientos de miles de familias que son desahuciadas de sus humildes viviendas por la mafia y sus sicarios.

Hablen claro y si no pacten ya con PSOE, PP, UP y D y otros partidos del régimen de los sobres, testaferros de la monarquía, que al menos hablan medio claro, que solo ocultan parcialmente sus verdaderos y vergonzosos objetivos, que parten de la punible premisa de masacrar nuestras vidas para enriquecerse.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

lunes, 29 de septiembre de 2014

La dictadura de la puerta giratoria en la España corrupta

Entrar en política en el régimen español supone la perfecta bicoca millonaria para gran parte de la casta. Se colocan, promocionan, obtienen prebendas, favores y puertas giratorias, para una vez se acabe la mamanza colocarse en cualquier empresa “amiga”, de esas que sus jefes reparten sobres o maletines repletos de billetes de quinientos euros entre la chusma que los acepta.

Se entiende la ansiedad de quienes están todavía fuera y buscan votos al precio que sea, saben que la ganancia será acaudalada, inmensamente atractiva, si logran el objetivo mafioso de vender a su propio pueblo, el honrado voto, por un plato de lentejas, por inmensos beneficios muy jugosos en pocos años para instalarse en ese espacio oligárquico de constructores, empresarios y magnates, obteniendo un estatus forjado a base de sufrimiento ciudadano, desahucios, recortes sociales, privatizaciones a cambio de favores, despidos masivos, hambre infantil y otras estafas habituales en la España más corrupta y profunda de su historia.

El último ejemplo lo tenemos en el ultraderechista ex ministro Gallardón, colocado en el Consejo Consultivo de Madrid por más de 8.000 euros al mes, después de ridiculizar a las víctimas de franquismo, perseguir a las voces discordantes con su gobierno, destruir lo poco que quedaba de justicia con su ultra católica Reforma del Aborto.

El susodicho personaje se embolsará de por vida ese autentico sueldazo, con coche oficial, secretaria y despacho con vistas a la Gran Vía madrileña. Un nuevo “trabajo”, por llamarle de alguna forma, donde no se trabaja, sin horarios ni control, donde podrá hacer lo que le dé la gana, hasta no dar golpe, mientras se embolsa esa gran cantidad de dinero robado al pueblo trabajador, billetes con olor a desempleo, sufrimiento ciudadano, para que un nuevo gerifalte sinvergüenza viva del cuento a cuerpo de rey.

La tónica de la puerta giratoria es esta, ahí tenemos a los ex presidentes Felipe González y Aznar, colocados en multinacionales por la cara, llenando cada mes sus cuentas corrientes con emolumentos impregnados de favores y pestilencia. Se trata de ocupar un cargo público por varios años, obedecer ciegamente a quienes les pagan la campaña, para terminar en nómina de sus amigos empresarios, muy “agradecidos” “por los servicios prestados”.

De esto saben mucho gran parte de alcaldillos, concejaluchos, consejerillos de comunidades autónomas, diputaciones o cabildos, ex ministros y otras bandas de estómagos agradecidos, enchufados como José María Michavila, ex ministro de justicia, consejero en Noatum (J.P Morgan), Luis Atienza, ex ministro de agricultura, pesca y ganadería, director de Red Eléctrica, el fallecido ex ministro de justicia, Miguel Boyer, ex presidente del Banco Exterior, Narcis Serra, ex ministro de interior, presidente de Caixa Catalunya, Elena Salgado, ex ministra de economía, Consejera de Chilectra, filial de Endesa la “matamapuches”...

El listado puede ser inmenso, se necesitarían muchas páginas para rellenarlas de esta inmundicia, de esta trama constante a la que algunos siguen llamando “política”, una estafa en toda regla a costa de la miseria y el hambre de millones de familias de todo el estado español. Gente de a píe, honrada, sencilla, que vota cada cuatro años, que sufre el desempleo, la falta de alimentos, los suicidios masivos por razones económicas, que contempla asombrada el escandaloso nivel de vida de estos personajes, actores privilegiados de un sanguinario serial sobre la Cosa Nostra.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

sábado, 20 de septiembre de 2014

La marca España desahucia ancianos de sus casas

Para Berta y Antonio con el corazón inundado de tristeza.

Si fueran personas con la cabeza centrada y con una educación rica en valores se avergonzarían de desahuciar familias, de dar palos, porrazos, patadas, codazos, puñetazos, insultar a quienes en un acto de encomiable solidaridad se plantan ante la puerta de otras personas tristes, acosadas, chantajeadas por la putrefacta usura bancaria, por una caterva política profundamente corrupta, degenerada y criminal.

El salvaje desahucio del matrimonio de ancianos en Tenerife esta semana ha sido un punto de inflexión, una enorme patada en las conciencias de millones de personas, quienes asombrados/as hemos visto en las televisiones los llantos de este señor mayor, la intimidación de la policía política del PP a la gente concentrada, la guardia civil al servicio de los poderosos y millonarios que masacran al pueblo trabajador, las lagrimas de Antonio, los llantos desesperados de su esposa Berta, sin que ningún juez se inmute, sin que ningún asqueroso político de coche oficial, vicios caros y sueldazos haga absolutamente nada.

Lo hemos visto todos/as, incluso estas imágenes salieron en informativos de otros países como Alemania, Francia, Bélgica, Suiza, Venezuela, Estados Unidos…, golpeando las miradas alucinadas de quienes ya no se creen que en España haya democracia, sino algo mucho más parecido a una corrupta dictadura fascista, un régimen que golpea, que expulsa de sus casas a una ciudadanía con derechos civiles y humanos.

La morralla de ropa de marca que dirige este país no tiene escrúpulos, se alegra cuando alguien se suicida por razones económicas, ya casi 5.000 almas en dos años solo en España que han decidido quitarse la vida por no aguantar más las presiones, los chantajes, las amenazas de la banca usurera, el hambre y la miseria de sus hijos/as.

Esta banda millonaria del partido fundado por el franquista Manuel Fraga, celebra que su policía armada hasta los dientes vaya a las casas de ciudadanos/as honestos/as a masacrarlos, a expulsarlos de su universo más sagrado, allí donde han pasado sus vidas y sentido enormes alegrías y tristezas, ilusiones de un futuro mejor, para que en pocas horas estos sinvergüenzas los dejen sin nada, tirados/as en la calle, mientras cuatro sicarios de apellidos nobles se llenan los bolsillos con sus humildes propiedades.

La inmensa inmoralidad legal a la que llaman desahucios es una nueva vuelta de tuerca sobre los derechos de millones de ciudadanos/as. Nos pisotean sin que hagamos nada, están demostrando desde la cloaca del poder político que son capaces de todo en su deriva ultraderechista, actuando como perros falderos de la mafia financiera, a la que defienden sus constantes corruptelas, los abusos de poder a cambio de sobres y prebendas.

Los llantos de Antonio y Berta, su indescifrable sufrimiento, junto a las más de 500 familias desahuciadas cada día de sus casas en el estado español no puede quedar impune, debemos juzgar a los causantes de este genocidio social, el mismo que ya cuenta entre sus siniestros logros que cuatro millones de niños/as españoles estén pasando hambre, subsistiendo bajo el umbral del empobrecimiento extremo.

La historia no absolverá jamás a los causantes de tanto dolor, a quienes planifican y ejecutan premeditadamente vergonzosos actos de terrorismo de estado, expulsando a personas honradas de sus casas, matando de hambre, generando despidos masivos, desempleo, enfermos/as sin atención sanitaria, recortando salvajemente el estado del bienestar, condenando a millones de familias a sobrevivir sin ingresos, privatizando servicios públicos como la sanidad o la educación, regaladas a precio de saldo a parientes, a empresarios donantes de sobres repletos de billetes de quinientos euros.

Tanto daño no puede ser eterno, este delictivo modus operandi nazi-fascista de los desahucios en el estado español debe ser juzgado, de lo contrario no quedará esperanza, solo un futuro negro para las generaciones venideras, abusos de poder, caciquismo, delincuencia política, una masacre humanitaria inminente si permitimos que la misma escoria siga asesinando la dignidad y la democracia.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

domingo, 7 de septiembre de 2014

Aquella noche de septiembre en la Marfea

Pedrillo el de Las Torres se quedó rezagado en el pelotón que salía del campo de concentración de Gando, al momento el “cabo de vara” le dio en la cabeza con la fusta, solo miró un momento para atrás y era Juan R. el privilegiado socialista cobarde, que junto a otros traidores le hacían el trabajo sucio a los fascistas.

Tras los golpes subió la cuesta y pudo hablar con Antonio Febles en baja voz, el viejo lo miraba con los ojos rojos de sangre, le preguntaba que adonde los llevaban a aquellas horas de la noche, el pobre Pedro solo alcanzó a balbucear, deletrear con los labios que no sabía nada. Al momento llegó Eufemiano F. junto al joven E. Bonni al frente de la brigada del amanecer que encabezada el hijo del Conde. El joven los miraba a distancia, se fumaban un virginio mientras arribaba el “camión de la carne”, de sus bocas les llegaba un aliento a ron de caña mezclado con carne compuesta.

Al momento aquella pequeña loma se inundó del humo de gasoil, ese olor penetrante, que le recordó las tardes en la finca de tomateros de “los Betancores”, allí cerquita de su casa en Los Giles, cuando las muchachas aparceras partían oliendo a flores y él se quedaba junto a Segundo Viera observándolas, viendo los ojos cómplices, las miradas furtivas de las chiquillas, como las llamaba su vieja, mientras le preguntaba si estaba “hablando” con alguna.

Ese grato recuerdo pasó como un carro de fuego cuando recibió otro golpe en la espalda, esta vez del cabo de la policía local, el falangista J. Pernía, al que conocía bien de la comisaría del municipio de San Lorenzo, cuando en los bailes de taifa se aprestaba en la puerta, sonriéndole cuando sacaba a bailar a las muchachas.

Esta vez solo lo golpeó y su mirada se perdió en sus ojos negros como la noche, no observó ni un atisbo de complicidad, como si no lo conociera, como si nunca hubiera sido su compañero en la Federación Obrera.

Pedrillo se levantó como pudo, Ambrosio Alcantara lo ayudó agarrándolo por el brazo, la sangre le bajaba por la espalda hasta sus nalgas, el pantalón estaba humedecido por sus orines de miedo. Al momento subió Eufemiano, el hijo del Conde se quedó dos pasos más atrás con una sonrisa macabra, en un instante todo se llenó de falangistas y militares que los empujaban, les pegaban con la mano abierta en sus cabezas, los cabos de vara como Juan R. y otros se limitaban a darles con la vara en la nuca. El joven comprobó mirando a su alrededor que el grupo de presos superaba los cincuenta. De reojo vio a Juan García, Nicolás Santana, el abogado José Luis Sarmiento, el médico Pedro González y muchos más, que ni siquiera identificó, por no poder voltear la cabeza ante los brutales golpes de los fascistas.

Los subieron a la fuerza al “camión de la carne”, que tanto servía para traer los trozos de animales casi podridos al campo de concentración, como para transportar los cuerpos de los fusilados o asesinados a golpes. Todos iban de pie, casi no podían moverse al llevar atadas las manos con aquella soga que les cortaba las muñecas. El olor era muy intenso, una mezcla de sudor, tabaco y sangre.

Algunos lloraban, otros rezaban o recitaban los nombres de sus chiquillos/as, de su amada mujer o novia, invocaban a sus madres, siempre en baja voz para que los esbirros no los escucharan.

En menos de una hora llegaron a los riscos de la Marfea, a poca distancia de la Playa de La Laja. Pedrillo recordaba los días que estuvo bañándose en aquellas aguas corrientosas junto a la bella María, la hija de Matilde la mujer del Panadero de Casa Ayala. Aquel beso en el agua, su cuerpo joven de buena mujer ardiente como sus 18 años, que lo rozaba mientras jugaban como dos niños/as, flirteando antes de la noche de San Juan de aquel junio de 1936.

Todo fueron gritos desde entonces, cuando salió del camión a palos alcanzo a ver la cara de Honorio “El peninsular”, el que trabajaba en la finca de Los Molina como capataz. Ni siquiera lo miró, solo lo golpeó en la cara con la pinga de buey y cayó de nuevo al suelo mientras los demás lo pisoteaban. Era una masa enfebrecida, asustada, una especie de estampida de hombres fuertes, altos, musculosos del trabajo de sol a sol, ahora algunos encadenados, otros atados con la brutal soga de los tomateros.

Sin casi darse cuenta comprobó como los obligaban a tumbarse boca abajo para atarles los pies, notó como lo apretaban con la rodilla clavada en la espalda, los demás gemían de dolor, pero todo era sangre, golpes, gritos, insultos. Las risas de Eufemiano y el hijo del Conde se escuchaban por encima de los llantos. Tenían ese acento de los niños ricos con un tono distinto al del resto. Se carcajeaban porque varios presos se habían cagado en los pantalones. Bromeaban sobre el mal olor de los rojos con el cura de Telde, que también se había acercado a la “fiesta de la sangre”.

En un momento pudo comprobar que del viejo coche de E. Betancor sacaron muchos sacos, los mismos que usaban para las papas y los racimos de platanos. El joven Pedro vio como empezaban a meter a los hombres atados de pies y manos, se escuchaban los gritos, los llantos, pero los fascistas no dudaban ni se inmutaban, los obligaban a patadas y puñetazos, luego los sacos quedaban casi inmóviles, solo viéndose la respiración acelerada de aquellos hombres, unos lamentos que se mezclaban con el ruido del viento, con las risas de los esbirros, que de nuevo bromeaban con el cura sobre “la peste a mierda” y la cobardía de los anarquistas y comunistas.

Pedrillo no se resistió cuando lo metieron en el saco, estaba demasiado triste, herido su cuerpo flaco, lleno de moretones y la sangre le corría por cada rincón de su piel. Notó como comenzaron a amontonarlos en el borde del abismo, se escuchaba el mar y el canto desesperado de las pardelas. Un olor a salitre lo impregnaba todo mezclado con el tabaco de los criminales, percibía la respiración de sus compañeros, algunos insultos a los fascistas, algo indefinible, que casi no podía identificar entre el inmenso ruido de las olas, los gritos, alaridos y lamentos.

Luego ya todo fue tan rápido, comenzaron a tirarlos uno a uno por el acantilado, se escuchaba como se estampaban contra el mar o contra las rocas, el estaba casi de los últimos y escuchó a Pernía bromeando con J. De Lugo y P. Del Castillo, las invitaciones a coñac de Eufemiano como si celebraran un acontecimiento especial.

Percibió como dos hombres lo tomaban por los pies y el otro por los hombros: “¡Muere rojo de mierda, cabrón!”, alcanzó a escuchar mientras lo arrojaban al vacío. Solo fueron unos segundos, notó el agua fría, muy salada, intentó por unos instantes desatarse, salir del saco, pero fue imposible, se dejó llevar, las heridas le picaban, le quemaban con la sal, todo era oscuridad, silencio, una paz infinita, mientras abrió la boca para tragarse toda esa agua y dormirse para siempre.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/


viernes, 5 de septiembre de 2014

Cuando el estado repartió heroína para alienar a gran parte de su juventud

Todavía recuerdo aquellos años finales de los 70, principios de los 80, cuando de repente apareció misteriosamente la heroína en casi todos los barrios populares de Canarias. Antes solo se encontraba marihuana, hachís, pastillas y excepcionalmente cocaína, drogas que no generaban en esos tiempos una excesiva adicción, ni convertían a quienes las consumían en zombis demacrados/as dispuestos/as a todo para conseguir una nueva dosis. 

Con la heroína lo consiguieron y todo se llenó de fantasmas desnutridos/as, tremendamente flacos/as, recorriendo las calles pidiendo dinero, forzando coches, robando, pegando tirones, atracando, saqueando los humildes ahorros de sus propias familias.



Soy de los que pienso que el propio estado comenzó ese reparto indiscriminado de droga, con el objetivo claro de alienar a una juventud que era combativa, que llevaba años luchando contra la anterior dictadura fascista española, que tras el engaño siniestro de la “transición” a la falsa democracia se eternizó en el poder a los nuevos ladrones, delincuentes políticos, estafadores profesionales de coche oficial, que temían a una juventud que comenzaba a organizarse, a luchar, a movilizarse en sus barrios y ciudades, en los centros educativos de secundaria y en la propia universidad.

Ese plan alienante se llevó a cabo por todo el estado español, no solo en las islas, incidiendo sobre todo en Euskal Herria, Catalunya, Galixa, Andalucía, Madrid…, donde de repente los/as heroinómanos/as formaron parte del paisaje cotidiano, destruyendo a una parte de la juventud más luchadora, llevándola a la muerte por sobredosis, asesinatos, disparos de la policía y suicidios.

Por ello no entiendo que los voceros del caduco régimen español se echen las manos a la cabeza, simplemente porque alguien diga “que la propia policía repartió drogas”. Es una realidad palpable, no sé si los cuerpos de seguridad lo hicieron directamente o no, pero es un hecho que existió, un proyecto preconcebido de alienación desde las entrañas del estado, cuyos resultados les fueron inmensamente satisfactorios, borrando del mapa social y político a muchos/as jóvenes, destrozando barrios combativos, heroicos y altamente organizados, donde gran parte de sus líderes juveniles cayeron en las fauces de las toxicomanías, conducidos/as directamente al paredón de la pasividad, del lumpen, de la absoluta indigencia, de una exclusión social casi irreversible.

Muchos amigos y amigas jamás salieron de ese abismo, yo mismo pude ser uno/a de ellos/as. Gente muy valiosa, inteligente, con mucha cultura, compromiso, con ideas claras de lucha contra este criminal sistema capitalista, compañeros/as que ahora están muertos/as, hospitalizados/as de por vida o simplemente con una demencia permanente, deambulando calles oscuras en la más absoluta soledad, desamparados/as por el corrupto régimen, sobreviviendo en bancos de alimentos, pasando sus últimos días en centros sociales tapadera, que lo único que persiguen es tapar la evidente y triste realidad.

Aquellos años de Deep Purple, Led Zeppelin y el amor revolucionario de Víctor Jara, inundaron de ternura esa parte de nosotros/as que todavía sigue viva, que nos estremece cuando recordamos a los/as muchos/as que ya no están, que se quedaron en el camino desolado, galopando caballos de muerte entre las nubes del olvido.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/